Temas
  Crear una cuenta PRINCIPAL  -  Tu Cuenta  -  Temas  -  Foros -  WebChat  
 
Login
Nickname

Contraseña

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

 
M E N Ú

PRINCIPAL
Tu cuenta
Lista de miembros
Temas
Archivo de noticias
Foros
Sección especial
Enlaces de interés


 
Citas
La naturaleza ha puesto en nuestras mentes un insaciable deseo de ver la verdad
- Cicerón

 
Efemérides
¿Qué sucedió tal día como hoy?


 
Search



 
Hits
Hemos recibido
5124882
impresiones desde September 2002

El Cristo Instructor de Humanidades: Forums

FOROS: EL CRISTO, INSTRUCTOR DE HUMANIDADES :: Ver tema - LA ÚLTIMA ALIANZA
FOROS: EL CRISTO, INSTRUCTOR DE HUMANIDADES

Tu casa en la red
modules.php?name=Your_Account&redirect=index modules.php?name=Forums&file=profile&mode=register modules.php?name=Forums&file=faq modules.php?name=Members_List&file=index modules.php?name=Forums&file=search modules.php?name=Forums&file=index

Foros de discusión » LA OBRA » LA ÚLTIMA ALIANZA
Publicar nuevo tema  Responder al tema Ver tema anterior :: Ver tema siguiente 
LA ÚLTIMA ALIANZA
MensajePublicado: Mon Jul 31, 2006 7:44 pm Responder citando
Adryana
Moderador
Moderador
Registrado: Apr 16, 2004
Mensajes: 102
Ubicación: Argentina




LA ÚLTIMA ALIANZA






Paz, esperanza y amor.

¡Ni aún Yo, soy dueño de sustraerme a la profunda conmoción de estos momentos solemnes en que siete millones de espíritus nos unimos en una sola vibración de amor, en una misma onda de energía, en una inmensa llamarada de luz!

Es mi alianza postrera con la humanidad terrestre que congrega en esta hora a los Setenta Mesías compañeros de evolución y a los siete millones de espíritus que cooperan con ellos desde inmensas edades en el progreso de los mundos que les fueron encomendados.

¡La última alianza!.., ¡palabra solemne que conmueve hasta la más íntima fibra de mi ser!

La última alianza con la humanidad de esta Tierra que ha bebido tantas veces mi sangre y ha escuchado los cantos de mi amor inmortal.

¡La última alianza con esta humanidad representada en esta hora en vosotros, pequeño y desconocido núcleo en este joven país, que aún cargados de humillaciones, de dolores y de angustias, encontráis en vuestro íntimo ser una vibración poderosa de amor que responda como el eco de un canto lejano a la orquesta formidable de los millares de almas que vibran en estos momentos solemnes como una sola inteligencia, como una sola voluntad!

Energía irresistible que envuelve como una inmensa ola doscientos mundos de igual evolución a la de esta Tierra y en todos los cuales debe producirse la misma transformación.

Fuerza invasora de una potencialidad desconocida para vosotros, que mediante núcleos pequeños e ignorados y humildes como el vuestro sirven de puntos de contacto entre los planos físicos y el mundo espiritual.

Mientras las humanidades de estos mundos se agitan en espantosas convulsiones de crimen y de locura, escasos grupos de verdaderos ungidos de la fraternidad y del amor forman parte del magnífico concierto formado por las grandes Inteligencias impulsoras de universos y de mundos.

En ésta, mi última alianza con vosotros, os consagro Misioneros de la Fraternidad Universal en este joven país, elegido por vosotros como campo de vuestras actividades idealistas; y así como yo recibo en esta hora vuestras grandes promesas de fidelidad al sublime pacto nueve veces repetido, recibiréis vosotros en adelante y en mi nombre las de los vuestros y de otros que han de venir apremiados por mi insistente llamada, pues sois la página en blanco que dejo sobre esta Tierra donde grabarán sus nombres todos aquellos que diseminados como chispas errantes entre las muchedumbres inconscientes esperan, rezagados, ¡una mano que les impulse y una luz que les alumbre el camino!

¡Felices de vosotros si respondéis a esta gloriosa investidura!

¡Felices de vosotros si acertáis a ser estrellas tutelares de las almas en las tinieblas que han de venir! ¡Felices de vosotros si se os puede aplicar el nombre de ruiseñores del Amor Eterno que me habéis dado tantas veces al sentir a través de los siglos y de las edades mi perenne canto de amor junto a la reja de vuestra ventana!

¡El inconmensurable amor de setenta Mesías y de siete millones de almas, lámparas vivas de luz inextinguible se concentra en mi ser como una fuerza infinita en estos momentos, y se desborda y expande en olas interminables sobre vosotros, que tan hondamente lo sentís para que por vuestra vía, como hilos conductores, lo vayáis encendiendo de alma en alma en esta edad nueva en la que estamos entrando!

Es la túnica blanca con que cubro vuestro espíritu al iniciaros en vuestra vida nueva de pequeños Cristos dispuestos al sacrificio y a la inmolación por la causa de la Verdad, de la Justicia y la Fraternidad entre los hombres.

Llegados a esta postrera alianza no soy ya más Juno, Numú, Anfión, Antulio, Abel, Krishna, Moisés, Buda, Jesús, sino sólo el Cristo que os unge para el grandioso apostolado de la Verdad y del Amor fraterno.

Muchos dolores habréis de pasar aún, pero estaré tan unido con vosotros, que me sentiréis como el latido de vuestro propio corazón para dar claridad a vuestras ideas e impulso a vuestros anhelos de misioneros.

Y aunque profundamente conmovido agradezco el amor demostrado a mi nombre Jesús de Nazareth que impusisteis un día a vuestro círculo, os digo que ese nombre de mi última vida física es demasiado pequeño para estos momentos en que Setenta Mesías hermanos nos unimos de nuevo para iniciar la transformación de doscientos mundos gemelos.

Por eso os digo también que a la Obra, Institución o Escuela que hoy unidos fundamentamos la bautizo con el nombre de Fraternidad Cristiana Universal porque queda unida desde estos momentos al concierto grandioso de una nueva evolución en doscientos globos de este universo visible desde la Tierra.

Como por Ley de esta hora ha de pasar un tiempo en que no podréis escuchar mi palabra, que tanto y tanto se derramó sobre vosotros enseñándoos la Verdad y la Justicia, os daré el abrazo de la despedida como sello de amor de esta Alianza que os une más íntimamente conmigo.

Y ahora, ya recogido vuestro juramento de eterna alianza, simbolizada en este rollo de papiro que guarda vuestros nombres y el mío, lo encierro en este cofre ofrenda de vuestro amor y que lleva consigo la vibración de amor de Setenta Mesías y de siete millones de espíritus que cooperan con ellos en la Verdad y la Justicia. Aquí dejo la nota más íntima y profunda de mi amor hacia vosotros y hacia esta humanidad por la cual me sacrificara tantas veces.

Aquí dejo también la suave ternura de mi despedida, que no es un adiós doloroso y triste, porque bien sabéis que para quienes se aman no hay olvido, no hay ausencia, no hay adiós.

Aquí dejo pues un suave y consolador ?hasta luego? para aliento de vuestra esperanza y compensación de vuestro amor que debe encontrarme en el fondo de vuestro íntimo ser cada vez que me llaméis con vuestro pensamiento.


¡Paz, Esperanza y Amor!

Yo, el Cristo.



Tomado de la Obra: "Llave de Oro - Siete Portales"
Autora: Josefa R. Luque Álvarez
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
LA ÚLTIMA ALIANZA
Foros de discusión » LA OBRA
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro
Todas las horas son GMT + 1 Hora  
Página 1 de 1  

  
  
 Publicar nuevo tema  Responder al tema  


Powered by phpBB © 2001-2004 phpBB Group
phpBB Style by Vjacheslav Trushkin