Temas
  Crear una cuenta PRINCIPAL  -  Tu Cuenta  -  Temas  -  Foros -  WebChat  
 
Login
Nickname

Contraseña

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

 
M E N Ú

PRINCIPAL
Tu cuenta
Lista de miembros
Temas
Archivo de noticias
Foros
Sección especial
Enlaces de interés


 
Citas
La razón es un sol severo: ilumina pero ciega.
- Romain Rolland.

 
Efemérides
¿Qué sucedió tal día como hoy?


 
Search



 
Hits
Hemos recibido
5039976
impresiones desde September 2002

El Cristo Instructor de Humanidades: Forums

FOROS: EL CRISTO, INSTRUCTOR DE HUMANIDADES :: Ver tema - LA LEY DE LA MENTE
FOROS: EL CRISTO, INSTRUCTOR DE HUMANIDADES

Tu casa en la red
modules.php?name=Your_Account&redirect=index modules.php?name=Forums&file=profile&mode=register modules.php?name=Forums&file=faq modules.php?name=Members_List&file=index modules.php?name=Forums&file=search modules.php?name=Forums&file=index

Foros de discusión » ESPIRITUALIDAD » LA LEY DE LA MENTE
Publicar nuevo tema  Responder al tema Ver tema anterior :: Ver tema siguiente 
LA LEY DE LA MENTE
MensajePublicado: Tue Jan 17, 2006 6:54 pm Responder citando
ROGER
Miembro
Miembro
Registrado: Jun 13, 2003
Mensajes: 34
Ubicación: Toronto (Canadá)



















click la imagen





LA LEY DE LA MENTE




Yo creo que cuando tenemos una idea o cuando pronunciamos una palabra o una frase, de alguna manera salen de nosotros convertidas en una ley de la mente y nos vienen de vuelta convertidas en experiencias.

Ahora estamos comenzando a aprender la correlación entre lo mental y lo físico. Estamos comenzando a entender cómo funciona la mente y que nuestros pensamientos son creativos. Los pensamientos pasan con mucha rapidez por nuestra mente, por lo cual es sumamente difícil darles forma. La boca por su parte, es más lenta. De modo que si empezamos a dirigir nuestra forma de hablar, escuchando lo que decimos y no dejando que salgan de nuestra boca palabras negativas, podremos ir dando otra forma a nuestros pensamientos.
La palabra hablada tiene un poder enorme, y muchos de nosotros no nos damos realmente cuenta de su importancia. Concideramos las palabras como los cimientos de lo que creamos continuamente en nuestra vida. Todo el tiempo estamos utilizando palabras; sin embargo, a veces no pasan de ser un balbuceo, porque en realidad no pensamos lo que decimos ni cómo lo decimos. Prestamos muy poca atención a la elección de nuestras palabras. De hecho, la mayoría de nosotros suele hablar en tèrminos negativos.

Cuando èramos pequeños se nos enseño gramática. Nos enseñarón a seleccionar las palabras según las reglas gramaticales. Sin embargo, yo he comprobado que èstas cambian constantemente, y que lo que era impropio en una época es correcto en otra, y viceversa. Palabras que antes se consideraban vulgares e inaceptables actualmente son de uso común. Pero la gramática no toma en cuenta el significado de las palabras ni la forma en que influyen en nuestra vida. En la escuela a mí no se me enseño que mis pensamientos eran creativos, ni que podían literalmente conformar mi vida. Nadie me dijo que lo que yo daba en forma de palabras volvería a mí en forma de experiencias. El objetivo de la regla de otro es enseñarnos una ley de vida muy elemental. "Has a los demás lo que deseas que te hagan a tí". Lo que damos se nos devuelve. Esto nunca tuvo por finalidad hacernos sentir culpables. Nadie jamás me dijo que yo era digna de amor o que merecía el bien. Y nadie me enseño que la vida estaba ahí para apoyarme.

recuerdo que cuando era niña mis compañeros y yo solíamos insultarnos y decirnos cosas muy crueles e hirientes, y nos tratábamos mutuamente con desdèn. ¿Pero por què haciamos eso? ¿Dónde habiamos aprendido ese comportamiento? Veamos lo que se nos enseñaba. A muchos de nosotros nuestros padres nos repetían una y otra vez que èramos estúpidos, bobos, perezosos e unútiles. Eramos una molestia y no valíamos lo suficiente. Más de algún pequeño escucho a sus padres lamentarse y decir que ojalá no hubiera nacido. Tal vez nos encogimos asustados al escuchar esas palabras, pero no comprendimos lo profundamente clavados que quedarían el dolor y la herida.


Lousie L. Hay











Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
LA LEY DE LA MENTE
Foros de discusión » ESPIRITUALIDAD
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro
Todas las horas son GMT + 1 Hora  
Página 1 de 1  

  
  
 Publicar nuevo tema  Responder al tema  


Powered by phpBB © 2001-2004 phpBB Group
phpBB Style by Vjacheslav Trushkin