Temas
  Crear una cuenta PRINCIPAL  -  Tu Cuenta  -  Temas  -  Foros -  WebChat  
 
Login
Nickname

Contraseña

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

 
M E N Ú

PRINCIPAL
Tu cuenta
Lista de miembros
Temas
Archivo de noticias
Foros
Sección especial
Enlaces de interés


 
Citas
La tapia del cementerio es una insensatez. Los que están dentro no pueden salir y los que están fuera no quieren entrar.
- Arthur Brisbane

 
Efemérides
¿Qué sucedió tal día como hoy?


 
Search



 
Hits
Hemos recibido
5124735
impresiones desde September 2002

El Cristo Instructor de Humanidades: Forums

FOROS: EL CRISTO, INSTRUCTOR DE HUMANIDADES :: Ver tema - El silencio y la quietud
FOROS: EL CRISTO, INSTRUCTOR DE HUMANIDADES

Tu casa en la red
modules.php?name=Your_Account&redirect=index modules.php?name=Forums&file=profile&mode=register modules.php?name=Forums&file=faq modules.php?name=Members_List&file=index modules.php?name=Forums&file=search modules.php?name=Forums&file=index

Foros de discusión » ESPIRITUALIDAD » El silencio y la quietud
Publicar nuevo tema  Responder al tema Ver tema anterior :: Ver tema siguiente 
El silencio y la quietud
MensajePublicado: Sat Jun 03, 2006 5:31 pm Responder citando
jameslow
Miembro
Miembro
Registrado: Apr 02, 2005
Mensajes: 14
Ubicación: Clondalkin, Ireland




A lo largo de la historia, en las diversas escuelas de Divina Sabiduría, el silencio y la quietud han sido siempre las herramientas por excelencia del verdadero buscador espiritual.

El silencio, hermano gemelo de la quietud, ayuda profundamente al ser a alcanzar ese ideal soñado de cumplir con la Ley del Amor Fraterno, pues tiene una doble función: Como primera medida, el silencio permite aquietar las tormentas internas y escuchar a la Divinidad que habla en el silencio y que se hace sentir en la quietud. El silencio permite el observarnos y el tener mayor posibilidad de conocernos, con el fin de elevar nuestra condición hacia una pureza mayor.

Como segunda medida, el silencio tiene una increíble función fraternal, pues quien está en silencio escucha a sus semejantes y los observa con el único fin de poder enterarse de sus necesidades para poder servir, como le gustaría que hicieran con él. ¡Cuán difícil es pretender alcanzar un ideal espiritual sin el silencio y sin la quietud!, porque quien habla en demasía, seguro que sufre el tener un pensamiento lleno de ideas en desorden que pugnan todas dejándole sin el sosiego y la armonía del silencio y de la quietud; ¿cómo puede un ser escuchar a la Divinidad si su pensamiento está lleno y no le cabe un pensamiento más?, ¿cómo puede un ser que siempre habla, conocerse, si él mismo es ruido y distracción para sí mismo?. ¿Cómo puede un ser cumplir con la Ley del Amor Fraterno, si por estar ocupado en hablar y hablar, no puede saber qué cosa pasa con su prójimo?, es más: ¿cómo se puede entender que la Ley le está dando a uno la oportunidad de amar a un semejante, si uno está pendiente sólo de hablar de sí mismo?. Es excelsa la Sabiduría Divina que bien vivenciaron los kobdas educadores de pueblos, los hierofantes egipcios, los dulces esenios de las grutas, en ese silencio meditativo que le da la posibilidad al corazón de llegar a ser un verdadero amador, seguidor del ideal del Divino Maestro: Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a sí mismo.

La invitación entonces de los grandes Maestros que conocen el camino que los que comenzamos queremos transitar, es: Silencio y quietud; y si descubrimos en nuestra vida la necesidad incontenible de hablar, hablar y hablar, revisemos con valor en el fondo de nuestro corazón qué circunstancia interna nos lleva a tener que exteriorizarnos, lastimando nuestra propia vida espiritual; los seres humanos hablamos por necesidad de aprobación, quizá por miedo a la soledad, talvez por querer ser tenidos en cuenta o también por miedo a que aquellos a quienes amamos nos dejen de amar y amen a otros (celos), probablemente por costumbre, pero como bien dice también la Divina Sabiduría ?todo se puede volver a educar, sólo es tener voluntad?; revisemos y sigamos a los que realmente saben, si es que verdaderamente estamos dispuestos a alcanzar eso que tanto queremos, pues es señal de humildad el que al reconocerse pequeño, el ser siga a los mayores, en vez de justificar su pequeñez, conformándose.

Silencio de voz primero y luego de pensamiento, quietud en el pensamiento, quietud en el sentimiento: En la quietud y en el silencio la vid da sus frutos.

Un abrazo fraternal de vuestro hermano

James Low

_________________
James Low
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
El silencio y la quietud
MensajePublicado: Thu Jun 22, 2006 3:15 am Responder citando
grety
Miembro
Miembro
Registrado: May 10, 2006
Mensajes: 4
Ubicación: barcelona-venezuela




jameslow, has hecho muy bien publicando este mensaje de reflexion y que todos debemos poner en pracica. Estaba buscando algo asi sabes?, uno necesita de estas reflexiones siempre para mejorarse cada dia mas, por que "nadie es tan perfecto que no necesite mejorase", muy bonitas tus palabras. Gracias

_________________
Se la llamita que brilla en esta oscuridad donde avitamos y nunca te apages...
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
El silencio y la quietud
Foros de discusión » ESPIRITUALIDAD
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro
Todas las horas son GMT + 1 Hora  
Página 1 de 1  

  
  
 Publicar nuevo tema  Responder al tema  


Powered by phpBB © 2001-2004 phpBB Group
phpBB Style by Vjacheslav Trushkin