Temas
  Crear una cuenta PRINCIPAL  -  Tu Cuenta  -  Temas  -  Foros -  WebChat  
 
Login
Nickname

Contraseña

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

 
M E N Ú

PRINCIPAL
Tu cuenta
Lista de miembros
Temas
Archivo de noticias
Foros
Sección especial
Enlaces de interés


 
Citas
Un egoísta es aquel sujeto que se empeña en hablarte de sí mismo cuando tú estás muriéndote de ganas por hablarle de ti
- Jean Cocteau

 
Efemérides
¿Qué sucedió tal día como hoy?


 
Search



 
Hits
Hemos recibido
4986209
impresiones desde September 2002

El Cristo Instructor de Humanidades: Forums

FOROS: EL CRISTO, INSTRUCTOR DE HUMANIDADES :: Ver tema - Por la paz de un hermano de Alianza
FOROS: EL CRISTO, INSTRUCTOR DE HUMANIDADES

Tu casa en la red
modules.php?name=Your_Account&redirect=index modules.php?name=Forums&file=profile&mode=register modules.php?name=Forums&file=faq modules.php?name=Members_List&file=index modules.php?name=Forums&file=search modules.php?name=Forums&file=index

Foros de discusión » ESPIRITUALIDAD » Por la paz de un hermano de Alianza
Publicar nuevo tema  Responder al tema Ver tema anterior :: Ver tema siguiente 
Por la paz de un hermano de Alianza
MensajePublicado: Sat Apr 15, 2006 11:48 pm Responder citando
Marcelo
Miembro
Miembro
Registrado: Jun 19, 2002
Mensajes: 29
Ubicación: buenos aires




Hermanos el Ideal.
En estas breves palabras quiero evocar haciendo el lejano intento de imitar la pidead Infinita de Nuestro Amado Maestro, a nuestro hermano de Alianza Judas de Iskariot.
En esta fecha donde gran parte de la humanidad lo evoca con un misero recuerdo, en estos dias donde un documental lo trata de reivindicar como un heroe, en estos dias donde el supuesto representante de Dios en la tierra para un gran grupo de seres, como lo es Papa catolico, lo tilda de inmundo, en estos dias, un hermano tuyo eleva los ojos al cielo y dice: A Mi hermano de Alianza, que en su corazon sabe todos los motivos de sus acciones, que el corazon de todos jamas alcanzo a olvidar los hechos de esa tragica noche y proceder como el Maestro hubiera querido, a mi hermano de Alianza, compañero del camino, alma escogida por el Cristo para la siembra final, a ese hermano del corazon: Que los ojos dulces del Divino Maestro compensen con su irradiacion de amor todos los dolores que durante siglos has cargado sobre ti.
No se ni me importa, si has sido herore o villano, solo se hermano nuestro, estes donde estes, que perteneces a la Alianza del Cristo, a nuestra Alianza y que con eso solo basta para querer cuidarte y protegerte de las miles de vibraciones que llueven sobre ti.
Para ti, compañero del camino, un hermano de esa Alianza
Marcelo
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado
Por la paz de un hermano de Alianza
MensajePublicado: Sun Apr 16, 2006 2:26 am Responder citando
zelmanancy
Miembro
Miembro
Registrado: Nov 01, 2004
Mensajes: 33
Ubicación: Lima - Perú




Amado hermano Marcelo, todo tu sentir, y pensar con respecto a nuestro hermano de Alianza Judas Iskariot, que paso a la historia como el gran traidor y quizas demas adjectivos que hoy en día se le sigue adjudicando es harto doloroso para los que hemos un poco comprendido (en mi caso) el hecho doloroso que continuar juzgando en el tiempo a todo aquel que cometio error. Nadie esta libre de pecado, pero creo que hoy en día somos muchos los que seguimos traicionando a nosotros mismos y a nuestro projimo. Y no sabemos si este ser con tantos siglos transcurridos ya limpio con el agua santa del arrepentimiento y el dolor la falta a nuestro Maestro. Debemos siempre mirarnos sin asomo de hipocrecía como esta nuestra conciencia, que ante este juez recto, justo y sabio jamas le podremos engañar cuando siempre asoma y se escucha su voz llena de verdad. Estoy contigo hermano querido en el sentir profundo de este espíritu puro ya de su falta ya lavada y como dices estes donde este bendito hermano enseñame tu gran lección y te bendigo con infinito Amor. Zelma Nancy.

_________________
<div><em><strong>ZELMA NANCY MU&Ntilde;OZ VASQUEZ</strong></em></div><br />
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor
Por la paz de un hermano de Alianza
MensajePublicado: Sun Apr 16, 2006 7:52 am Responder citando
Adryana
Moderador
Moderador
Registrado: Apr 16, 2004
Mensajes: 102
Ubicación: Argentina




Hermano mío.
Porque tu corazón conoce lo que siente el mío, porque El Dulce Maestro también lo conoce, es que hago de tu sentir mi propio sentir
y de tus palabras, las mías.
Judas de Iskariot, Apóstol del Cristo, fiel cumplidor de tus Pactos con la Ley, hermano de Alianza.
Cargaste con la injusticia y la iniquidad de los hombre que no te han conocido como te conocemos tus hermanos en el sendero del Divino Ideal.
Amado hermano, Judas de Iskariot, Apóstol del Cristo, nuestros corazones deshojan para ti, la más tierna caricia para tu alma.
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
Por la paz de un hermano de Alianza
MensajePublicado: Sun Apr 16, 2006 10:29 am Responder citando
Sabi
Site Admin
Site Admin
Registrado: May 08, 2002
Mensajes: 85
Ubicación: Tarragona - España




Uno de aquellos hombres, llamado Judas de Kerioth se acercó también. Era de los más jóvenes, y refirió a Yhasua cómo sus dos únicas hermanas le fueron sacrificadas a la lascivia de un legionario. Su padre murió por las heridas recibidas en defensa de sus hijas. Su madre falleció pocos días después a consecuencia del horrible suceso. Estaba él solo en el mundo.

Yhasua, herido en su sensibilidad, en sus sentimientos más íntimos de hombre justo y noble, se dejó caer sin fuerzas sobre un estrado y cerró los ojos como para aislarse de aquellas visiones de espanto, y a la vez recobrar las energías perdidas en aquel desfile de horrores sufridos por corazones humanos, por criaturas de Dios, despedazados y deshechos por otros seres humanos... ¡también criaturas de Dios!

Este Judas de Kerioth, cuyo relato colmó la medida de la angustia que el corazón de Yhasua podía soportar, fue años más tarde el apóstol Judas, cuyo defecto dominante, los celos, le llevaron a señalar a los esbirros del pontífice Caifás el refugio de su Maestro en el huerto de Gethsemaní. Quizá la innoble acción de Judas llamado el traidor, tuvo su origen en el horrible drama de su juventud, que le despojó de todos los afectos legítimos que puede tener un hombre, como alimento y estímulo de su vida interior. Su carácter agriado se tornó celoso y desconfiado.

* * *

? ¿Quién anda aquí? -preguntó la voz áspera de Judas.

?Tu hermano Simón que viene a buscarte -contestóle Pedro. Se hizo un silencio de muerte, durante el cual los que entraban comenzaron a percibir en aquella oscuridad el bulto de un hombre con la cabeza vendada y sentado en un lecho de pieles de oveja. Pedro se acercó hasta arrodillarse en el lecho y abrazó aquella cabeza vendada; y un rudo sollozo como el estertor de dos agonías juntas resonó en la tiniebla de la caverna, mientras el penitente hacía inauditos esfuerzos para dominar su emoción y también para comprender lo que pasaba en el alma de aquellos hombres.

Cuando la tempestad calmó, Judas habló el primero.

? ¡Pedro!... ¿Por qué viniste?... ¿Pedro por qué viniste?...

? ¡Porque Él me mandó! -contestó Pedro, y se echó a llorar como un niño.

?Pero ¿Él vive?... ¿Estás loco o no sabes que le mataron en la cruz de los esclavos rebeldes, aquellos verdugos infames a quienes yo le entregué para que le reconocieran como Rey de Israel?...

?Ha salido del sepulcro lleno de gloria y de majestad -contestó Pedro cuando pudo hablar-. Y en el instante mismo de entrar en su Reino ha pensado en nosotros, Judas; ¡en ti que le entregaste a sus enemigos y en mí que le negué cobardemente cuando estaba prisionero!...

Este doloroso diálogo fue interrumpido por el terapeuta que acudía todas las mañanas a llevarles los alimentos y a continuar la curación del herido. Al sacar los vendajes, encontró que las heridas estaban curadas y que los párpados se abrían perfectamente.

? ¡Señor! -gritó Judas como enloquecido-. ¡Yo te entregué a la muerte y tú me has devuelto la vista perdida y la vida que yo quise terminar!

?¡Hijo de Dios!... ¡Hijo de Dios! -y cayó exánime sobre las pieles de oveja que durante su larga agonía le habían servido de lecho.

El terapeuta acudió a las redomas que siempre llevaba en su bolso de peregrino con elixires, esencias y jarabes para procurar la reacción de los enfermos y con el pensamiento puesto en acción según ellos acostumbraban, después de unos momentos, Judas volvió a su estado normal.

?Ambos debéis tener calma y serenidad -díjoles el terapeuta que era un hombre de unos cincuenta años-. Sé lo que es el tremendo dolor de ver morir ajusticiado a un hombre amado en el cual se encerraba el ideal de justicia y de bondad que en nuestra alma vivía como una antorcha divina. Yo fui esclavo del mártir Judas de Galaad sacrificado al mismo ideal por el que ha sido ajusticiado el Mesías anunciado por los profetas. Fui su esclavo por ley, pero fui su amigo, casi su hijo, por la comprensión y por el amor con que él anuló mi esclavitud para dejarme seguirle como una sombra en sus correrías de apóstol y de proscrito. Vosotros habéis tenido el consuelo supremo de ver la gloria del Cristo Mártir después de la tristeza del sepulcro y no tenéis derecho ninguno a la angustia y a las quejas. Yo le vi pendiente de la horca y pasé tres días luchando contra los cuervos que acudían a despedazar su cadáver, hasta que Simón de Betel, pariente suyo consiguió el permiso para darle sepultura en una cueva ignorada que solo yo conozco.

?Tienes razón -dijo Pedro- pero tú no pecaste contra él como nosotros hemos pecado. ¡El remordimiento es un agudo puñal que nunca jamás podremos arrancar de nuestro corazón!

?¡Pareciera que se va hundiendo más y más hasta atravesarnos de parte a parte!

Judas lloraba en silencio, sin un movimiento, sin una señal de vida como no fueran gruesas lágrimas que rodaban de sus ojos entornados. Por fin habló en un grito que parecía un quejido.

? ¡Si Él hubiera muerto maldiciéndome, hubiera yo sufrido menos... pero ha muerto amándome y me sigue su amor como una luz que da más claridad a mi delito, y esto no lo puedo soportar Pedro!...

?¡Mátame por piedad y me habrás hecho el más grande favor en esta vida!...?

Y Judas estrujó las manos de Pedro, como presa de un delirio enloquecedor.

?Lavemos con lágrimas nuestro pecado Judas y tengamos el valor de vivir con el puñal clavado en el corazón, -díjole Pedro en quien se había despertado vivamente la conciencia de su deber-. Y si Él nos ha constituido herederos de la herencia eterna que le dio el Padre y continuadores de su apostolado del amor fraternal entre los hombres, no podemos claudicar de nuestro pacto con Él porque nos haríamos doblemente culpables.

?Yo no podré compartir la tarea con vosotros nunca jamás -respondió Judas con indecible angustia-. En todos estará vivo siempre el recuerdo de mi delito que para todos es una espantosa traición aunque yo solo sé el móvil que me impulsó. Fue la soberbia, Pedro, fue el orgullo oculto y disimulado de quererlo al Maestro como un poderoso rey sobre todos los reyes de la Tierra, y cierto de que fui yo el único de sus íntimos que había cooperado a su exaltación al trono de David y Salomón... ¡Quería su grandeza para engrandecerme yo por encima de todos vosotros!... ¿No lo has comprendido, Pedro?

?Me desesperaba hasta enloquecerme el amor y la confianza que el Maestro te brindaba a ti, la ternura paternal para Juan, su predilección por Zebeo y Judas el hijo de Tadeo... Y en mi locura de celos y de envidia quise ponerme de un salto sobre todos y caí de bruces en este abismo de espanto y de remordimiento...?

El terapeuta cuyo nombre era Esaú, intervino nuevamente.

?Puesto que ambos sois discípulos íntimos del Mesías Mártir no os será desconocido el viejo proverbio de sabiduría que dice: ?El amor salva todos los abismos?. Y el amor salvará ese abismo en que te ves hermano Judas. ¿No te ama acaso el Cristo? ¿No te ama Pedro que ha venido a buscarte? ¿No te amo yo, que sabiendo lo sucedido te he traído alimentos y te he curado durante más de cuarenta días?

?Ni vosotros ni yo podemos ni debemos servir como triste demostración de que ha sido inútil la enseñanza y el sacrificio del Mesías si no nos hubiera hecho capaces de amar al prójimo por encima de todas las cosas. ¿No dijo Él más de una vez que no vino para los justos sino para los pecadores; que no vino para los sanos sino para los enfermos?

?Porque los justos -añadía- ya son salvados por sí mismos y los sanos no necesitan del médico?.

?Tú tienes contigo la luz del Cristo, hijo de Dios vivo -dijo Pedro- y tus palabras son un bálsamo para nuestras almas atormentadas por el remordimiento.

?Comprendo Judas tu resistencia a unirte a nosotros después de todo cuanto ha ocurrido. Pero aquí tienes a este hermano terapeuta que te abre sus brazos para cobijarte.

?En Galilea me esperan y debo volver de inmediato; pero como no quiero dejar a Judas solo y desamparado, dame la seguridad de que tú serás para él como sería yo mismo... Más aún, como sería nuestro Maestro que me mandó venir a buscarle.

El terapeuta tendió sus manos a Pedro que las estrechó efusivamente y le dijo-:

?Te lo prometo por la santa memoria de nuestros mártires inolvidables: El Cristo Hijo de Dios, Yohanán el Bautista y Judas de Galaad.

Y volviéndose Pedro a Judas le dijo con la voz temblando de emoción:

?Judas recordarás que muchas veces cuando el Maestro se ausentaba de nosotros me encargaba encarecidamente cuidar de todos vosotros. Yo obedezco a esa voluntad suya y te pido también a ti la seguridad de que serás dócil a este hermano terapeuta a quien te dejo confiado.

? ¡Te lo prometo por Él!..., ¡sólo por Él! -contestó Judas en un sollozo.

? ¿Dónde podré encontrarte otra vez? -volvió a preguntar Pedro.

?En Acéldama, no lejos de aquí, tengo un solar de tierra con una choza abandonada perdido entre montañas. Allí pasaré el resto de mi vida que será siempre lo que para mi desgracia he querido que sea: ¡Desesperación y tinieblas!

? ¡No! -dijo el terapeuta-, porque quedo yo aquí para recordarte que tu vida será lo que el Cristo glorioso quiere que sea: ¡Luz, esperanza y amor!

Judas dobló la cabeza sobre el pecho y Pedro salió precipitadamente, tomó de nuevo su caballo y llevándole de la brida salió a campo descubierto en busca del camino.

* * *

Pienso, mi querido Marce, que es Judas el ejemplo para probar nuestra capacidad de amar y perdonar.

Un fraternal abrazo
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Visitar sitio web del autor
Por la paz de un hermano de Alianza
MensajePublicado: Sun Apr 16, 2006 12:14 pm Responder citando
manos
Moderador
Moderador
Registrado: Jan 15, 2005
Mensajes: 114
Ubicación: Girona - España




- Es mi deseo contribuir con otro comentario más, a las expresiones de amor que nuestro querido Marcelo hizo brotar de todos nosotros, al pronunciarse amoroso protector de nuestro hermano Judas.

- No baso este deseo en la comprensión que me puede proporcionar el reconomocimiento de mis propios errores y faltas para justificar ningún acto ajeno; sino que igual que nuestro hermano Marcelo inciaba su comentario haciendo rercordación de la culpabilidad que en estos días se imputa a Judas, yo quiero hacer hincapié en que hoy es el día que llamamos "Domingo de Resurrección" y fue ese triunfo apoteósico del Maestro de Luz con la ofrenda de su vida en una muerte ignominiosa, lo que nos ofrendó en ejemplo maravilloso, proclamándonos su amor a todos por igual. Y aquellos que sintamos al D. Maestro como "EL AMOR DIVINO QUE NOS MIRA CON DULCES OJOS", aprendamos de su lección magistral en la que nos enseñaba en un supremo gesto de sabiduría divina, que para seguirle a ÉL debemos seguir la vía de la rectificación interior y que el verdadero amor no es compatible con la valoración ajena, sino con la mayor expresión de amor que seamos capaces de manifestar.

Sea la paz del Maestro con todos los seres

Rafael




[ Este mensaje fue editado por: manos el 17-04-2006 11:34 ]
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
Por la paz de un hermano de Alianza
MensajePublicado: Mon Apr 17, 2006 4:01 am Responder citando
jameslow
Miembro
Miembro
Registrado: Apr 02, 2005
Mensajes: 14
Ubicación: Clondalkin, Ireland




Es una paradoja propia de este plano de egoísmos profundos, que vibre la Divina presencia del Cristo del Amor hablando en cada rincón, de amar a nuestros semejantes como a nosotros mismos, a la vez que gran parte de la humanidad habla con cruel juicio de la debilidad de un hermano. ¿Cuántos seres en el mundo podrán decir que no albergan celos en algunas de las circunstancias de su vida?, quizá habría una pregunta aún más categórica que hacernos, ¿porque medimos a los demás con una vara más corta de aquella con la que nos medimos a nosotros mismos?, ¿porqué las mismas debilidades son más graves en los otros que en uno mismo?, y finalmente tendríamos que pensar en que seguramente estaba bien, si, bien para el nivel de evolución de nuestro hermano Judas que tuviera hace 2000 años esa debilidad, ¿pero estará bien, 2000 años después, que sigamos mirando la paja en el ojo ajeno y no la enorme viga de debilidades, que tenemos en el nuestro, luego de haber escuchado al Maestro hablar del Amor Fraterno?, porque si decimos Maestro, Maestro y hablamos de su ideal y de su Amor Fraterno y con el firme dedo condenador señalamos a un hermano, sin lugar a dudas somos los fariseos de la actualidad y los nuevos israelitas de dura cerviz.
Yo me sumo a la conciente, elevada y amorosa proclama de nuestro hermano Marcelo, pidiendo a la Divinidad también, que mi simple vibración, en su mejor intención, en la más pura, se sume a toda vibración buena y bella para curar y restañar un tanto la herida de este amado hermano que de seguro también sufrió el duro anatema, pronunciado por mis labios en alguna otra vida. Hermano Judas: que los hombres iluminados por la Sabiduría Divina, lleguen a reconocer algún día que fuiste tu el aliado íntimo que cargó con la cruz de la ignominia humana, para que otro de nosotros no tuviera que cargar este peso tan enorme, de ser llamado, por los siglos: "el traidor". Que todas tus alianzas de aquella hora que no supieron amarte como el Maestro les había enseñado, puedan reconocer algún día que fuiste alejado de ellos por la Ley, no por tu debilidad, sino por aquello que comprendió Yhasua niño de las explicaciones de Moisés: porque los hombres le hacen la vida imposible a aquellos hermanos que sufren la desgracia de equivocarse. Que los hombres inconcientes puedan descubrir algún día, que fuiste tu uno de los apóstoles que más comprendió el ideal del Amor Fraterno del Cristo, porque en el yunque del dolor acrisolaste tu alma, para que los siglos posteriores te encontraran como uno de los grandes reformadores de la iglesia.
Gracias hermano Marcelo por su resonante vibración de conciencia y amor.
James Low.

_________________
James Low
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
Por la paz de un hermano de Alianza
Foros de discusión » ESPIRITUALIDAD
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro
Todas las horas son GMT + 1 Hora  
Página 1 de 1  

  
  
 Publicar nuevo tema  Responder al tema  


Powered by phpBB © 2001-2004 phpBB Group
phpBB Style by Vjacheslav Trushkin