Temas
  Crear una cuenta PRINCIPAL  -  Tu Cuenta  -  Temas  -  Foros -  WebChat  
 
Login
Nickname

Contraseña

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

 
M E N Ú

PRINCIPAL
Tu cuenta
Lista de miembros
Temas
Archivo de noticias
Foros
Sección especial
Enlaces de interés


 
Citas
Nunca mires hacia abajo a nadie, a menos que lo estes ayudando a levantarse.
- Jesse Jackson

 
Efemérides
¿Qué sucedió tal día como hoy?


 
Search



 
Hits
Hemos recibido
5126011
impresiones desde September 2002

El Cristo Instructor de Humanidades: Forums

FOROS: EL CRISTO, INSTRUCTOR DE HUMANIDADES :: Ver tema - El dolor bajo nuestro techo
FOROS: EL CRISTO, INSTRUCTOR DE HUMANIDADES

Tu casa en la red
modules.php?name=Your_Account&redirect=index modules.php?name=Forums&file=profile&mode=register modules.php?name=Forums&file=faq modules.php?name=Members_List&file=index modules.php?name=Forums&file=search modules.php?name=Forums&file=index

Foros de discusión » LA OBRA » El dolor bajo nuestro techo
Publicar nuevo tema  Responder al tema Ver tema anterior :: Ver tema siguiente 
El dolor bajo nuestro techo
MensajePublicado: Sat Sep 03, 2005 8:43 pm Responder citando
manos
Moderador
Moderador
Registrado: Jan 15, 2005
Mensajes: 115
Ubicación: Girona - España




- En la mañana de hoy mientras dedicaba esos momentos cotidianos a la íntima unión con la Energía Divina en lo que llamamos meditación, dirigía mi pensamiento hacia el Padre Eterno ofreciéndome -a pesar de mis muchos defectos- para ser ?en lo posible? una herramienta de su voluntad y de la manifestación de su amor.

- Sentí el impulso de abrir al azar el Tomo I de ?ARPAS ETERNAS? y quedó expuesto ante mis ojos el capítulo ?El Niño Profeta? pagina 197 de la versión española y leí:

- ?Así llegaron también Nicodemus y José de Arimatea ya convertidos en doctores de la Ley, al taller de Joseph ansiosos de escuchar las maravillas de claridad mental y de alto conocimiento de que a veces daba muestras el santo niño, y con la mayor sencillez y casi sin darse cuenta él mismo.

- Ambos emprendieron este viaje desde Jerusalén buscando consolarse de una inmensa amargura, José de Arimatea había perdido recientemente a su padre y Nicodemus a su madre y a sus hermanas en una corta navegación hacia Sidón; donde fueron a presenciar las bodas de unos parientes.

- Una tempestad bravía había hecho zozobrar el barco que fue a pique, sin lograr salvarse sino muy pocos viajeros.- Ambos jóvenes doctores estaban enloquecidos de angustia, pues eran ellos quienes promovieron el viaje, creyendo proporcionarles una grande satisfacción. El padre de José de Arimatea había podido salvarse, pero no quiso abandonar a la furia de las olas a su prima y sobrinas, y fue así que perecieron los cuatro. Arrojados los cadáveres a la costa al subir la marea, se les encontró semi destrozados por las bestias del mar.

- Aquel dolor era pues desesperado y tremendo? incurable, en su inmenso desconsuelo.

- Joseph y Myriam, que ignoraban tal desgracia, se extrañaron grandemente cuando los dos viajeros les abrazaron en silencio y luego rompieron a llorar en grandes sollozos.

- Era entrada de estío y muy de mañana, o sea la hora en que el niño Yhasua estaba en su retiro del huerto. Se presentó de pronto en medio de la reunión sin que nadie le llamase, y colocándose entre los dos viajeros que hacían esfuerzos por ocultar su llanto, tomó una mano a cada uno de ellos y mirándolos afectuosamente les dijo:

- - - Os estaba esperando

- - - Estaba yo orando a Jehová para que me diera el poder de consolar a todos los tristes de la tierra, que he visto muchos en mis sueños de esta noche, y os vi a vosotros dos llorando desesperadamente, y Jehová con voz sin ruido me dijo: ?Bajo tu techo están; ya tienes ese poder, vete y consuélales?.

- Oir esto y echarse de nuevo a llorar los dos jóvenes doctores, fue todo uno; Myriam sensible y tierna en extremo lloraba también.

- Joseph dejaba correr una que otra lágrima furtiva que se perdían entre su espesa barba, mientras el santo niño con sus ojos entornados y como poseído de un sobrehumano poder, descansó sus manos sobre el pecho de los viajeros y después de un breve silencio dijo con su voz muy bajita apenas imperceptible:

- -?- No ofendáis a la Bondad Divina con vuestro desesperado dolor, porque los que amáis no están muertos sino que viven??.?

- De antemano me disculpo ante todos aquellos que lean estas palabras entendiendo en ellas la insensatez de pretender ser un consolador a imagen del Divino Maestro antes bien, creo entender que el Padre Eterno sabe sacar de cada uno de nosotros lo mejor que puede obtenerse en los momentos oportunos; a ese fin se dirigía mi pensamiento en la meditación y al abrirse el libro por estas palabras, vino a mi entendimiento que también yo puedo consolar a mis hermanos a pesar de mi pequeñez aunque no quepa en mí la capacidad de amor que anida en el excelso espíritu de Yhasua, utilizo sus palabras porque en ellas está su vibración, y así poder transmitir mi deseo junto con su amor a todos aquellos que embargados por el dolor de la pérdida de seres queridos, no encuentran la paz que el dolor les arrebató, como recientemente aconteció a la familia Chamorro de Paraguay, a Antonio Ramirez de España, o a cualquier otro.

- Esta es mi humilde forma de ser útil, supliendo mi carencia con la vibración de las palabras pronunciadas en su infancia por el Divino Maestro, porque creo firmemente que toda la humanidad ?está bajo nuestro techo? el techo de Fraternidad Cristiana Universal; y a todo aquel que en ese estado de sufrimiento se acerque al encuentro de estas palabras, quisiera transmitirles el mensaje del santo niño: ?- No ofendáis a la Bondad Divina con vuestro desesperado dolor, porque los que amáis no están muertos sino que viven??.?

- Así lo creí entender y así lo expuse.

- Que el amor sea con todas sus criaturas.


Rafael


[ Este mensaje fue editado por: manos el 03-09-2005 21:57 ]
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
El dolor bajo nuestro techo
MensajePublicado: Mon Sep 05, 2005 8:47 pm Responder citando
carlosalejandro
Moderador
Moderador
Registrado: Jun 13, 2004
Mensajes: 200
Ubicación: Argentina




Querido Hno.Rafael:



Termino ahora mismo de leer tu escrito. Estoy en un cyber, y por
eso tuve que contener las lágrimas, porque el pasaje de "Arpas
Eternas" que has transcripto, exhala una onda conmovedora de
gran potencia, y hoy, como hace más de cuarenta años cuando
lo leí por vez primera, conmociona mi ser con mucha fuerza.

¡Solamente el Cristo, el Verbo de Dios, pudo en el cuerpecito de
un niño transmitir tan grandiosa enseñanza con un Amor tan excelso!. Recuerdo que a continuación, tiene lugar una manifestación supra-física extraordinaria, en virtud de la cuál, los "muertos" se reencuentran brevemente con sus seres queridos. A partir de ese hecho, José de Arimathea y Nicodemus, se afilian a una Escuela secreta que los Esenios mantenían para impartir a quiénes así lo quisieran, las enseñanzas de orden psíquico-espiritual.



Como tu lo dices, cada uno de nosotros, en nuestra pequeñez
podemos no obstante, con esas mismas palabras del Maestro,
ayudar a los afligidos por la desencarnaciones de seres queridos.



Hermano Rafael, desde Buenos Aires te hago llegar un abrazo
fraternal.¡Que la Luz Infinita te ilumine siempre!

carlosalejandro.-

_________________
Carlos V.
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
El dolor bajo nuestro techo
MensajePublicado: Wed Sep 14, 2005 7:29 pm Responder citando
Angeni
Miembro
Miembro
Registrado: Jun 15, 2005
Mensajes: 64
Ubicación: Buenos Aires Argentina




Comparados al Maestro nos sentimos pequeñitos y creemos que nada digno de Nuestro Maestro podemos hacer, pero cuando a nuestra voluntad puesta en acción se le une la fe y el Amor hacemos cosas que a nosotros mismos nos sorprende por lo maravilloso querido hermano Rafael, sentimos al Maestro dentro de nosotros mismos y somos capaces de dar consuelo, esperanza y amor porque es él quien lo hace a través de nosotros. Sin él no somos nada solo un instrumento de su amor.
Recemos para que nos tome como instrumento cada vez que alguien nos necesite y que no tome en cuenta nuestras miserias, sino las ganas de serle útil.
Que su Consuelo llegue a quien lo necesite.

Que Dios te bendiga querido hermano..

La pequeña traviesa.
Marbella...

_________________
El Maestro es quien te lleva en sus brazos...
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Yahoo Messenger MSN Messenger
El dolor bajo nuestro techo
MensajePublicado: Thu Sep 15, 2005 6:47 pm Responder citando
manos
Moderador
Moderador
Registrado: Jan 15, 2005
Mensajes: 115
Ubicación: Girona - España




- No puedo por menos, que responderos a vuestros comentarios con respecto a "el dolor bajo nuestro techo".

- A tí Carlosalejandro, porque la contención de tus lágrimas en el "cyber" al recordar ese capítulo de la obra tras haber transcurrido tantos años desde que lo leiste por primera vez, ya es de por sí, expresión de tu sentir; y es esa calidad en los sentimientos lo que nos hace que podamos ofrecer consuelo bajo ese techo a quienes sufren. ¡Continúa así querido hermano.. "a pesar de las limitaciones"! Yo desde aquí ruego al cielo que nunca falte esa lágrima de sensibilidad en tus ojos, al tiempo que una vibración serena en tu corazón y a la vez, una sonrisa en tus labios.

- A tí querida Marbella, porque dices ser pequeñita y eres imagen del empuje que el alma es capaz de mantener cuando se abandera en las verdades eternas, y a pesar de que aún estas reponiéndote de las consecuencias del dolor que causa la incertidumbre ante la enfermedad y la carencia de muchos medios existenciales, cobijas tu valeroso corazón en la coraza de tu fe y abogas por la esperanza y la decisión de ser útil al Fin Supremo.

- Leyéndoos a ambos, no puedo hacer otra cosa que agradeceros el que seais ejemplo vivo de aquello que entiendo por "consuelo humano" amparados en el amor del D. Maestro. A eso me refería cuando hablaba de amparar el dolor bajo nuestro techo.

- Que el cielo os bendiga.

Rafael
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
El dolor bajo nuestro techo
MensajePublicado: Thu Sep 15, 2005 9:59 pm Responder citando
Angeni
Miembro
Miembro
Registrado: Jun 15, 2005
Mensajes: 64
Ubicación: Buenos Aires Argentina




Gracias hermano Rafael por tus palabras.

Que la luz del Divino Maestro nos ilumine siempre y nos cobije con su Amor, para que seamos capaces de Amar con su propio corazón a todo el que se cruce en nuestro camino.

Dios me los bendiga.

Marbella...

_________________
El Maestro es quien te lleva en sus brazos...
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Yahoo Messenger MSN Messenger
El dolor bajo nuestro techo
Foros de discusión » LA OBRA
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro
Todas las horas son GMT + 1 Hora  
Página 1 de 1  

  
  
 Publicar nuevo tema  Responder al tema  


Powered by phpBB © 2001-2004 phpBB Group
phpBB Style by Vjacheslav Trushkin