Temas
  Crear una cuenta PRINCIPAL  -  Tu Cuenta  -  Temas  -  Foros -  WebChat  
 
Login
Nickname

Contraseña

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

 
M E N Ú

PRINCIPAL
Tu cuenta
Lista de miembros
Temas
Archivo de noticias
Foros
Sección especial
Enlaces de interés


 
Citas
Haz lo que puedas, con lo que tengas, donde te encuentres.
- Theodore Roosevelt

 
Efemérides
¿Qué sucedió tal día como hoy?


 
Search



 
Hits
Hemos recibido
5049931
impresiones desde September 2002

El Cristo Instructor de Humanidades: Forums

FOROS: EL CRISTO, INSTRUCTOR DE HUMANIDADES :: Ver tema - Las misivas de Walkiria (cartas I y II)
FOROS: EL CRISTO, INSTRUCTOR DE HUMANIDADES

Tu casa en la red
modules.php?name=Your_Account&redirect=index modules.php?name=Forums&file=profile&mode=register modules.php?name=Forums&file=faq modules.php?name=Members_List&file=index modules.php?name=Forums&file=search modules.php?name=Forums&file=index

Foros de discusión » LA OBRA » Las misivas de Walkiria (cartas I y II)
Publicar nuevo tema  Responder al tema Ver tema anterior :: Ver tema siguiente 
Las misivas de Walkiria (cartas I y II)
MensajePublicado: Mon May 02, 2005 9:47 am Responder citando
manos
Moderador
Moderador
Registrado: Jan 15, 2005
Mensajes: 115
Ubicación: Girona - España




- Cuando tras largo viaje, Abel regresó al Santuario de ?La Paz? en compañía de aquellos dacthylos hallados en el Monte de las Abejas en el que habían estado viviendo como ?tórtolos entre las peñas?, custodiando en toda su pureza y durante múltiples reencarnaciones las enseñanzas obtenidas de Antulio el gran profeta atlante; solía el joven Maestro recibir con la frecuencia que permitía la enorme distancia, las misivas que le remitía la valerosa Matriarca de los hielos Walkiria de Kiffauser, que desde su despedida en el lejano puerto de Gorilandia a donde ella misma le condujera con riesgo de su propia vida, había quedado atrapada como en una radiante red tejida con las reveladoras nociones que sobre las Verdades Eternas de las almas y de sus altos destinos le descubriera Abel; y de entre estas misivas que eran expresión diáfana del arrollador carácter y el amoroso sentir de la Matriarca, que de ahí en adelante vincularía su trayectoria evolutiva al D. Maestro, extraigo los siguientes párrafos de las dos primeras cartas:

Carta ?I?

- ?¡Apolón!.. dios de mis padres, de mis antepasados, de mi pueblo y de mi raza.
- ?Como ahora sé que todo es transformación y progreso en el universo; así en los seres como en las cosas, también se ha transformado y cambiado mi modo de comprender y de sentirte. Tú debes haber sabido antes que yo este secreto de la vida y por eso no será agravio para ti lo que ahora te digo: ¡Eres grande, eres bueno, eres fuerte!.. pero yo he comprendido que hay otro amor más excelso que tu amor y una sabiduría que sobrepasa a cuanto tú habías delineado en la enseñanza de tus augures y de tus sabios.
- ?El Hombre Luz, el Hombre Justicia, el Hombre Amor, ha pasado por mi camino; ¡le he visto, he oído su voz, le he hospedado bajo mi techo, le he calentado con mi fuego, le he alimentado con mi pan!.. ?/?
- ?/?Por él he comprendido lo que es la vida de los mundos, de los seres y las cosas; lo que es el bien y la justicia y el amor; lo que valen las vidas humanas, las almas humanas y las miserias humanas.
- ?¡Apolón!.. Dios de mis antepasados? Te amé mucho y aún sigo amándote, pero he comprendido que hay otro Hombre Dios más grande y excelso que tú, del cual sólo has sido un precursor, un sembrador?.

Carta ?II?

- ?/??Paréceme que él me hubiera abierto la puerta de algo así como un castillo de granito donde me hallaba encerrada, y me ha conducido de la mano hasta el jardín encantado de las rosas rojas del Hombre Luz que pasa por el mundo sembrándolas, recogiéndolas y después desparramándolas sobre las almas humanas que quiera recibirlas?
- ?Yo he recibido mi parte de ellas como símbolo sagrado de todos los sacrificios, de todas las inmolaciones, los renunciamientos, los heroísmos que deberé realizar si quiero seguir el camino tuyo.. Y beber del agua suya y vivir la vida suya.
- ?Mas comprendo también que no debo quedarme en la inacción saboreando egoístamente la divina suavidad de este festín espiritual; sino que debe propender a todos los que me rodean?/?

- Maravillosa imagen de crisálida que desborda la habitual concepción humana de lo que la mente puede entender como belleza, en el despertar del alma heroica de Walkiria de Kiffauser que al reflejo de la luz de las enseñanzas de Abel, despliega todo el amor y toda su voluntad en la acción, como alas de una hermosa mariposa que no encuentra ante sí ningún obstáculo digno de consideración, porque el vínculo que une su alma con la Eterna Sabiduría expresada por el Hombre Luz la impulsa y le arrebata, convirtiéndola en una brasa viva que a partir de ahí, solo vivirá para consumirse en su ideal de conquista de la perfección humana y espiritual.

- ¡Cuán maravillosos holocaustos!.. -¡Y los despertares!.. de las sublimes inteligencias que viviendo vidas sencillas y normales ofrecen su capacidad del mantenimiento de lo que entienden como bellos ideales y esfuerzos admirables; pero que una vez entran en contacto con la vibración del Alma Mater se convierten en explosión de Luz al tiempo que en seno acogedor en el que remediar el dolor en todas sus expresiones; en incandescencia arrolladora del todo imparable en heroicas gestas de amor de perdurabilidad sobrecogedora.

- Es a partir de ese momento, cuando la admirable Matriarca comprende la Ley de Evolución de las Almas y en contacto con Apolón el Dios de su pueblo (anterior reencarnación de Solania de Corta Agua); entiende que por encima de éste la evolución continúa porque así lo ha sentido en la vibración de amor del joven Maestro y también comprendido a través de sus enseñanzas, cuales son los objetivos a alcanzar en nuestras experiencias en la tierra y dice:

- ?ha pasado por mi camino; ¡le he visto, he oído su voz, le he hospedado bajo mi techo, le he calentado con mi fuego, le he alimentado con mi pan!..?

? Le falta decir:

- ?HE ALBERGADO SU VERDAD EN MI CORAZÓN?.

Porque al fin, la verdad eterna se había abierto ante ella sencilla e inconmensurable con la invitación expresa a la participación, formulada por el joven Maestro que la había sacado de su castillo de granito y cuya llamada sentía en lo más íntimo de sí para llevarla de la mano al jardín encantado de las rosas rojas y poder compartir con él su dolor, su lucha y su gloria.

- Y proclama:

- ?Yo he recibido mi parte de ellas como símbolo sagrado de todos los sacrificios, de todas las inmolaciones, los renunciamientos, los heroísmos que deberé realizar si quiero seguir el camino tuyo.. Y beber del agua suya y vivir la vida suya?.

- ¿Qué más? necesitamos para que aniden en nuestros corazones los trinos del cielo que aún resuenan en nuestros oídos y en nuestros pechos; - mis palabras ya no saben llegar más allá?. -porque más allá- solo se puede llegar con vuestro sentir.

- Que el amor sea con todas sus criaturas.

Rafael
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
Las misivas de Walkiria (cartas I y II)
MensajePublicado: Tue May 03, 2005 9:50 pm Responder citando
carlosalejandro
Moderador
Moderador
Registrado: Jun 13, 2004
Mensajes: 200
Ubicación: Argentina




Querido Hno.Rafael:



Con emoción y gozo espiritual he leído tu bello mensaje, tomado de uno de los pasajes más sublimes de "Orígenes de la C.A.", cuyos párrafos ennoblecen nuestros corazones y los hacen palpitar con ritmos de una cadencia trascendente, toda luz, que elevan nuestras almas y pensamientos hacia las cumbres doradas donde solamente puede llegar lo noble, lo santo, la pureza y el Amor verdadero.

El encuentro del Maestro Abel con la Matriarca Walkiria, constituye un poema único, de vibraciones tan sutiles y divinas, que no son de este mundo, son reflejos de los mundos superiores, que por el Amor del Maestro se desborda en determinadas circunstancias sobre los seres humanos encarnados en materia tan densa,como una lluvia de inmarcecibles rosas que aroman nuestros senderos para darnos esa fortaleza heroica que nos impele hacia el fiel cumplimiento de nuestros pactos con el Redentor.



¡Qué la Luz y la Paz del Cristo sea siempre contigo!

carlosalejandro.-

_________________
Carlos V.
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
Las misivas de Walkiria (cartas I y II)
Foros de discusión » LA OBRA
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro
Todas las horas son GMT + 1 Hora  
Página 1 de 1  

  
  
 Publicar nuevo tema  Responder al tema  


Powered by phpBB © 2001-2004 phpBB Group
phpBB Style by Vjacheslav Trushkin