Temas
  Crear una cuenta PRINCIPAL  -  Tu Cuenta  -  Temas  -  Foros -  WebChat  
 
Login
Nickname

Contraseña

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

 
M E N Ú

PRINCIPAL
Tu cuenta
Lista de miembros
Temas
Archivo de noticias
Foros
Sección especial
Enlaces de interés


 
Citas
La imaginación no se hizo para creer, si no para crear.
- Heriberto

 
Efemérides
¿Qué sucedió tal día como hoy?


 
Search



 
Hits
Hemos recibido
5049962
impresiones desde September 2002

El Cristo Instructor de Humanidades: Forums

FOROS: EL CRISTO, INSTRUCTOR DE HUMANIDADES :: Ver tema - Muralla de Diamantes - Arcángeles-
FOROS: EL CRISTO, INSTRUCTOR DE HUMANIDADES

Tu casa en la red
modules.php?name=Your_Account&redirect=index modules.php?name=Forums&file=profile&mode=register modules.php?name=Forums&file=faq modules.php?name=Members_List&file=index modules.php?name=Forums&file=search modules.php?name=Forums&file=index

Foros de discusión » LA OBRA » Muralla de Diamantes - Arcángeles-
Publicar nuevo tema  Responder al tema Ver tema anterior :: Ver tema siguiente 
Muralla de Diamantes - Arcángeles-
MensajePublicado: Mon Nov 05, 2007 2:26 am Responder citando
Angeni
Miembro
Miembro
Registrado: Jun 15, 2005
Mensajes: 64
Ubicación: Buenos Aires Argentina




Muralla de Diamantes:-ARCANGELES-

"Es la Jerarquía de Inteligencias que sigue inmediata a la Legión de Guardianes.

Su misión y aptitudes propias están bien sintetizadas en su nombre: Muralla de Diamantes. La Justicia y el Poder son en ellos tan inexpugnables, que nada ni nadie le cambia su ruta cuando con pleno convencimiento han aceptado llevar a cabo la realización de una obra.

Están subdivididas y catalogadas como sigue, según sus facultades y actuación: Vigías, Potenciales, Heraldos, Columnas, Aguilones, Flechas, Rayos de Fuego. Son siete categorías dirigidas por siete Jerarcas que obedecen las órdenes de uno de ellos cuando su avanzada evolución le subió a la altura de los Mesías.

Los clarividentes de nuestra Tierra les ven casi siempre vestidos de túnica color plata y azul, rojo y oro, con alas luminosas y purpúreas y con dos largas llamas de luz amarilla semejante a espadas que brotan de sus manos.

Los sensitivos perciben su acercamiento como un suave calor acompañado de gran energía.

Manejan corrientes magnéticas y electroradiantes poderosísimas. Pueden desintegrar en pocos momentos cuerpos inanimados o animados, y dispersar como polvo sus moléculas y átomos. Pueden mover y trasladar seres y cosas a cortas y largas distancias.

Ellos forman, como su nombre lo indica, la muralla defensiva de la humanidad en estado de progreso para que las corrientes de la destrucción no le invadan mientras no han llegado a su decadencia o decrepitud.

Son los Agentes poderosos de la Ley Eterna para la formación de la vestidura etérea y astral que los Egos hacen descender al plano físico para animar cada vida o encarnación. Sin poner obstáculos al libre albedrío de las inteligencias encarnadas o por encarnar, juzgan sobre el debe y el haber de cada vida y marcan las rutas por donde cada Ego ha de encauzar sus encarnaciones, lo mismo que vigilan para la más severa equidad y justicia en las pruebas en que ha de desarrollar su personalidad cada inteligencia encarnada. Puede decirse que son también los que forman, controlan y rigen las atmósferas en sus múltiples y variadísimas formas, corrientes y aspectos. Pueden desatar espantosas tempestades como detenerlas súbitamente, siendo ésta la causa de que las escuelas de Conocimiento Superior les hayan dado el nombre de Señores de los Elementos. La residencia habitual de estas elevadas inteligencias están ubicadas en siete universos más allá de los niveles de nuestro sistema solar.

Bajan de vez en cuando al plano astral terrestre y pueden tomar la forma humana a voluntad, cuando lo exige así el mejor cumplimiento de sus decisiones.

Son ellos los artistas escultores que forjan las auras protectoras de los grandes Mesías, cuando deciden tomar materia en planos físicos, y son los que protegen a través de atmósferas densas o sutiles la subida de las inteligencias adelantadas, cuando desprendidas por el sueño, por la hipnosis o por el éxtasis buscan el contacto espiritual con alguna de las grandes entidades que dirigen las evoluciones humanas y a las cuales denominamos Mesías o Instructores.

Su naturaleza les impide encarnar como los hombres terrestres, y si han de permanecer durante un lapso en este plano físico, se procuran y buscan una materia y medio ambiente adecuado, y la toman a la manera de posesión medianímica consciente, de ordinario entre los siete y los doce años de edad del niño o niña, y dejan al cuerpo al termino de su cometido por una desencarnación súbita, o a veces dando lugar a que posea de nuevo esa materia la misma inteligencia que la animó en los primero años.

Son los autores de hundimientos de montañas, de continentes, y de todas las grandes catástrofes y movimientos sísmicos que transforman la superficie de las esferas que ruedan en el infinito azul.

Juntamente con la Legión de Guardianes descrita anteriormente, la Muralla de Diamantes forma la inmensa pléyade de las Inteligencias que gobiernan los millares de planos físicos en que realizan su evolución todas las humanidades encarnadas.

Las regiones de paz y de dicha habitadas por estas inmensas pléyades de inteligencias adelantadas las defino así: más allá de la atmósfera y de éter que envuelve a la Tierra, se abren los pórticos del Primer Cielo con incontables arco iris estampados a fuego en el purísimo azul, con la Legión de Guardianes flotando como en sutilísimos cortinados de gasas luminosas que son a la vez como celajes de aurora y nimbos plateados de luna llena, discurren y piensan en los millares de seres encarnados y de obras que están bajo su protección y las realizan. Los unos, como incansables mensajeros bajan y suben que tal es su misión entre la Tierra y el Primer Cielo. Los otros, en cambio, atentos a todo pensamiento que les viene del Cielo Superior, son como poderosos reflectores para hacer llegar el pensamiento divino aun a través de la pesada atmósfera de nuestro plano físico.

Al escalar altura hasta el Segundo Cielo, habitación de la Muralla de Diamantes, tal fue el anonadamiento de mi ser que, durante diez días permaneció mi organismo físico inmovilizado, muda mi lengua, cerrados mis oídos y ciegos mis ojos. Pasado ese tiempo, puedo referir la magnificencia abrumadora de aquella visión: siete avenidas circulares y concéntricas de inmensos árboles luminosos que se mueven como en un suave vaivén gigantesco producen una inmensa resonancia armoniosa y dulcísima, dando al espectador la impresión de que cada hoja, cada flor de aquellos árboles de luz de múltiples colores, emite sonidos musicales como de millares de liras pulsadas por manos invisibles, y por entre aquellas radiantes avenidas de árboles van y vienen, suben y bajan en grupos, en parejas, en tríos, los hermosísimos seres que forman la Muralla de Diamantes, o sea la segunda pléyade de inteligencias protectoras de los mundos físicos habitados por seres encarnados. En este Cielo se guarda y custodia el gran Libro de las Edades que pasaron, de las civilizaciones muertas y de todas las vidas sucesivas de los hombres.

A las puertas de este Cielo debe llamar el explorador espiritual que quiere referir a los hombres de su mundo propio, la verdad de los hechos que pasaron desde que la vida comenzó a palpitar en él.

El gran Libro de las Edades, de inmensas proporciones, se abre al mandato mental de siete inteligencias de aquel Segundo Cielo; cada página es como un escenario gigantesco, como una planicie luminosa donde el espectador va viendo realizarse los hechos.

Y auxiliado en su ardua tarea por inteligencias del Cielo anterior por donde forzosamente ha debido pasar, va acumulando en su cuerpo mental todo cuanto oye y ve, hasta que ha llenado su ánfora y entonces desciende nuevamente a la atmósfera de su mundo físico, para vaciar en el cuerpo mental de un compañero encarnado, un sensitivo que le fue deparado por la Eterna Ley como instrumento para la difusión de las verdades eternas entre las humanidades que han llegado a la capacidad necesaria para asimilarlas.
Auxiliado por grandes aliados invisibles pude escalar en las alas sutiles del éxtasis, hasta el tercer Cielo, residencia de dos grandes pléyades de inteligencias gloriosas que en las escuelas de Superior Conocimiento están conocidas con los nombres de Esplendores y Victorias. Los primeros forman el principio masculino y los segundos el principio femenino.

Me encontré con siete inmensos lagos de forma oval y cuyas aguas intensamente luminosas producían una suave resonancia al agitarse en tenues oleajes. La resonancia iba subiendo de tono y centuplicando la inefable belleza de sus armonías hasta que al venir sobre los siete lagos una marea gigantesca los convirtió en un océano de olas luminosas y resonantes. Y de entre aquella esplendorosa marea surgían con natural suavidad, centenares y miles de seres bellísimos de un esplendor tal que no podría precisar si eran ellos que iluminaban las aguas maravillosas o las aguas les prestaban a ellos sus radiantes coloridos. Aquellos seres con la luz hecha forma, cual si fueran estrellas y soles con formas humanas sutilísimas. Y pude comprender que tomaban con sus manos sustancias cósmicas de la ola gigantesca en que flotaban y como por arte mágico, se iba formando y desgranando de sus manos que parecían tejer infinidad de tipos de flores maravillosas, de doradas libélulas, de infantillos preciosísimos a todos los cuales les soplaban con suave aliento echándolos a flotar por el éter purísimo que envolvía aquel divino panorama ultra terrestre. Son animados de vida temporal por el impulso generador del Amor Eterno y se derraman por los infinitos planos donde se elabora el progreso de los seres como prototipos, y materia prima para los cuerpos astrales de las flores, de los animalitos y de los seres humanos.

Y como todo es allí rápido como el relámpago, porque es el pensamiento hecho forma, vi llegar como un nivel superior la ola en que flotaba aquella primera legión, otra numerosa pléyade de seres igualmente bellos y radiantes, pero de dimensiones más pequeñas cual si fueran adolescentes, comparados con jóvenes en edad viril. Coronados de laureles que brillaban como esmeraldas a la luz del Sol, emitían de sí mismos sonidos musicales tan divinos, tan potentes, que la ola inmensa vibraba, palpitaba, parecía estremecerse, absorbiendo aquella sinfonía colosal con la cual ninguna armonía de la tierra es comparable. ?Son los señores del sonido, del calor, y de la forma?, dijo un pensamiento que era como una voz a mis oídos. ?Son los Esplendores y las Victorias, cuyas nupcias eternas son eternamente creadoras?.

Vi la inmensa ola luminosa y viva que se recogía sobre sí misma y con rapidez de vértigo se alejaba entre abismos de luz y de calor, para retornar luego con los mismos aspectos cual si fuera la inmensa palpitación de vida, de luz y de energía del insondable Infinito.

Volví al plano físico donde pasé muchos días absorbido completamente por el recuerdo de lo que había visto y oído. La oscuridad de la tierra me daba la impresión de una sombría tumba, y sus aspectos sonidos como grillos de furias y crujir de cadenas que se rompen.
Comprendí que el Amor Eterno me había besado en la frente; que la Luz Divina me había mecido en su regazo, y la Eterna Armonía de las Esferas había arrullado mi sueño unos instantes."


Hermanos me permití transcribir este capítulo del libro de ?Moisés el Vidente del Sinaí? porque me parece muy hermoso y en verdad ilustra, lo difícil que es para un alma encarnada en la Tierra subir a esas escalas para buscar la verdad y dejarla como legado a esta humanidad que, en su mayoría, todavía no entendemos lo grande y excelso que es la vida en esos planos de luz, y cual importante es que un sensitivo se preste como instrumento a la Eterna Potencia para recibir de los planos sublimes la información que un compañero explorador incansable le transmite. Por eso mi eterna gratitud a Mamina y a los Maestros que han dado la vida para que podamos vislumbrar siquiera, con lo que alcanza nuestra mente a comprender el eterno poema del Amor de las almas hacia esa Potencia Alma-Madre que nos da todo. Mi respeto y admiración hacia el Maestro de los ojos dulces crece más cada día, al comprender el sacrificio tan grande que hizo al bajar a estos planos tan oscuros sólo por Amor. Maestro Jhasua lagrimas corren de mis ojos solamente con imaginar tu heroico sacrificio, que éste no sea en vano, y que podamos aprender a sacrificarnos como tu lo hiciste por el bien de nuestros hermanos.

Mi Amor y respeto a los Ángeles y Arcángeles y a todos los trabajadores en la luz que hacen que nuestras vidas en la Tierra tenga un propósito. Y sobre todo mi Amor eterno a Dios Padre-Madre.

Que la luz se haga en nuestras conciencias para que podamos entender.



Les dejo todo el amor de mi corazón

Marbella

_________________
El Maestro es quien te lleva en sus brazos...
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email Yahoo Messenger MSN Messenger
Muralla de Diamantes de puro amor...
MensajePublicado: Tue Nov 06, 2007 11:40 pm Responder citando
carlosalejandro
Moderador
Moderador
Registrado: Jun 13, 2004
Mensajes: 200
Ubicación: Argentina




Querida Marbella:

La enseñanza del pasaje que has transcripto excede todas las bellezas
terrestres por más hermosas que nos parezcan, y su profundidad es de
tan altísimo rango, que solamente puede captarla almas que trasciendan,
aunque sea en momentos determinados, la densidad de las corrientes del
planeta que por hoy, es nuestra morada.

Estoy en total acuerdo con tus conceptos y sobre todo con el sentido
agradecimiento al Divino Maestro y a todos sus héroes y mártires que
jalonan el camino de la Redención con su impronta inmortal.-
Un fraternal saludo.
carlosalejandro.-
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
Muralla de Diamantes - Arcángeles-
Foros de discusión » LA OBRA
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro
Todas las horas son GMT + 1 Hora  
Página 1 de 1  

  
  
 Publicar nuevo tema  Responder al tema  


Powered by phpBB © 2001-2004 phpBB Group
phpBB Style by Vjacheslav Trushkin