QUÉ ES DIOS
autora : BEATRIZ INÉS MAURE
voz:  HUGO J. ONTIVERO CAMPO -
MARCELO MICHELÁNGELO

“QUÉ ES DIOS” 

 

BEATRIZ INÉS MAURE

©Derecho de Autor: Beatriz Inés Maure

Todos los derechos reservados

Queda rigurosamente prohibida, sin la autorización escrita del titular del Copyright, la reproducción parcial o total de esta Obra.

 

E-mails: elporquedelaexistencia@yahoo.com.ar

               elporquedelaexistencia@gmail.com

               beatrizmaurer@hotmail.com.ar

 

Links:    http://elcristoes.net/ego_superior

              http://elcristoes.net/que_es_dios/index.htm

              https://vimeo.com/42783361

 

 

Bibliografía coincidente con el tema:

de la Autora  Doña Josefa Rosalía Luque Álvarez

 

 

Moisés El Vidente del Sinaí  –  (1) Capítulo: “El Hierofante Isesi  de Sais”

                                                 

 

De la Autora Beatriz Inés Maure:

 

  El Porqué de la Existencia Tomo I y II

“El Ego Superior en el Concierto Universal de la Vida”

 

 

Cuadro N° 1

 

Lo que existe en el Todo universal, absoluto y relativo, está sostenido por un Principio único y perfecto.

Este Principio es Dios, el Autoexistente que se revela en un Todo divino y se Autorecrea por reflexión. Lo que se expresa en Él es reflejo de Su Ser: el Autoexistente.

  

¿Qué elementos unió el Autoexistente para crearse a Sí  mismo?

 

Si es así, el Autoexistente, sería un efecto y esto no puede ser porque Él es Todo.

El Autoexistente es un estado esencial, permanente y único.

Dios como concepto de la perfección es el Autoexistente.

 

¿Es Él la Causa creadora?

 

No, porque si así fuera, tendría efectos y no los tiene porque Él es Todo.  Es Él mismo reflejado en la totalidad de lo que existe.

 

Cuadro N° 2

¿Cómo definir la belleza y la perfección del Autoexistente? 

En Él existe el pasivo y el activo, lo subjetivo y lo objetivo, lo estático y lo dinámico, lo absoluto y lo relativo, lo físico y lo espiritual, el presente y el futuro, definiéndose Él mismo en esta dualidad como el Uno.

Estos estados opuestos, aunque diferentes se dan en forma simultánea. La nada y el Todo es Él mismo. Cuando la nada Es, su vacío está con Su Todo.

Todos los  estados opuestos al darse en  Él en forma simultánea se neutralizan. Luego el Autoexistente es neutro. Es un andrógino que contiene dos aspectos o principios primarios que se reflejan en todo lo que en Él existe.

 

Cuadro N° 3

El Autoexistente va más allá de toda función, de todo estado. No comienza, ni tiene fin. Es el Todo unificado porque Su Principio se refleja en todo Su cuerpo divino, donde cada partícula, átomo, o ser que vive en Él expresa su naturaleza sublime.

El Autoexistente es la autodefinición del Sí mismo. Esa perfecta esencia se mantiene estática y se recrea en la dinámica.

  

 

Cuadro N° 4

 

Si el Autoexistente nació alguna vez, entonces tendría que morir. ¿Pero, puede desaparecer la esencia de la existencia?

 

¿Quién le dio vida o la produjo?

 

Otra vez los interrogantes nos llevan a pensar en una causa que engendra y un efecto que la define. Pero la esencia misma del Autoexistente, no es el efecto de algo, por lo tanto no tiene una causa que lo origine.

La mente humana no concibe que algo autoexista. Pero es así. Nada puede originar la esencia misma del Ser divino.

       

¿Quién o qué podría crear la majestuosidad del Ser esencial?

       

Solo otro ser esencial y así tendríamos una sucesión infinita de preguntas, sin respuesta final.

Dios es Autoexistente y es el Sí mismo, y porque resplandece en su inmortalidad es Todo y Único. Luego repetimos: no es causa porque tendría efectos y no los tiene porque Él es Todo.

 

 

Cuadro N° 5

 Lo Autoexistente es la Vida, o la Verdad o la Mente?

Ellos son solo estados contenidos en el Todo de Su Ser, tanto se expresan en el Universo Absoluto como en el Relativo constituyendo un Todo. Uno muestra la perfección y el otro la capacidad de vivenciarla y plasmarla en el conciente.

Ambas manifestaciones son simultáneas, lo que hace neutra a la Creación.

 

Luego, el Uno es la clave sagrada de la existencia.

El Principio único y esencial se imprime en todo lo que se revela en Él y al revelarse, existe y se desarrolla a semejanza de la idea perfecta contenida en el Sí Mismo.

El hombre, la idea que lo refleja a Él mismo nunca muere. Es la imagen desarrollándose en conciencia hasta regresar a la esencia misma del Ser inmortal de la cual salió.

 

Cuadro N° 6 

El Sí mismo, Principio único se refleja en el Hombre ideal y también en el hombre de la experiencia que lo representa.

 

El Sí mismo es el nombre de Dios y es nuestro único nombre verdadero.

 

Es el acorde universal del Todo.

 

Cuadro N° 7

DICE LA VOZ:

     

“Nada vive, nada sabe, nada es. ¡Sólo Yo!  Que estoy reflejado en cada partícula que conforma el Todo de Mi Ser”.

“No Soy causa, no Soy efecto, solo Soy y lo penetro Todo”

“No Soy una dimensión pero la doy, no Soy el tiempo pero lo gobierno, no Soy el    espacio pero lo diseño”.

“¡Soy Todo! y Mis estados, Mis funciones y Mis sistemas están gobernados por Mí Principio: El Sí Mismo”.

“Poseo la Mente, reflejo la Verdad, doy la Vida, emito la Palabra y reflejo el Amor esencial, pero ellos son porque Yo Soy lo único que administra el Todo que por Mí resplandece”.

 

“Tú ¿Qué buscas si Mi Principio está reflejado en Ti?”

 

“Allí debes encontrar la razón de tu existencia, allí tienes todas las respuestas    que debes plasmar en tu conciente”.

“Da el acorde divino en tu Ser y serás Uno conmigo y Uno con el Todo    Universal, entonces se te permitirá visitar los Arcanos de la Sabiduría Divina”.

 

 

Cuadro N° 8

“No eres un efecto del Autoexistente, eres una realidad existente en Mí. No Soy la causa de tu existencia, por lo tanto no eres un efecto.  Eres  Yo Mismo reflejándome en Ti”.

 

“Toda la perfecta ciencia de la existencia Soy Yo y tu eres el reflejo de esa ciencia, todo lo sabes porque Mí Principio está en ti y en todas las cosas”.

 

“Si sabes de Mi presencia en  ti se resuelve toda ciencia física y espiritual sabiendo una lo que sabe la otra en un himeneo colosal, que en Mi Todo es Uno”.

La Ciencia, el Arte, la Palabra, el Amor no son un efecto, Soy Yo mismo reflejándome en todas las dimensiones de tu Ser. Tu siempre serás un reflejo de lo que Yo Soy. Si pierdes ese reflejar no serás nada”.

       

“¿Piensas que puedes ser algo más o distinto al reflejo perfecto del Sí mismo que eres tú “cuando vibras como Yo”? (1)

 

Cuadro N° 9

“Todo lo que expresas, todo lo que piensas, lo que aprendes, si no es semejante al prototipo divino, que muestra Mi naturaleza y la tuya, entonces,  no es real, es solo un engaño, un espejismo, un ensueño, donde tú eres el soñador por no refugiarte en Mi, el Autoexistente”. Sigue Mi camino que te llevará la luz a tu conciencia”.

 

“La ilusión, lo que no es real no tiene fundamento. Refúgiate en Mi principio y Él te guiará y disolverá las miasmas magnéticas que te presionan. Cuando tú descanses en Mí, todo te será revelado”.

 

 

Cuadro N° 10

El Principio de la verdadera vida donde existe un centro esencial divino, no refleja mortalidad porque no la conoce, no sabe de irrealidad porque no miente y no puede generarla porque en Su Todo perfecto, la ilusión no ha sido revelada  y si el Autoexistente reconociera la ilusión de la mortalidad, como reflejo de Él mismo, entonces  todo sería un caos, sin orden y sin leyes, entonces el Autoexistente sería un soñador.

No habiendo una estructura real, dejaría de existir el intérprete de Su Ser: El Hombre.

 

Cuadro N° 11

Lo que no está regulado o expresado a Semejanza  del Principio único es un ensueño, una creencia, una ilusión. No tiene existencia verdadera, ni registro donde mostrarse.

Solo las causas y los efectos provocados por voluntad carnal son desencadenantes de una irrealidad imaginaria y magnética que la densifica.

Solo el Principio y lo que Él refleja es la realidad que se imprime en el conciente.

Decimos Principio no porque queramos decir “comienzo”. En este caso el significado de Principio es lo “único”. Es el Autoexistente: el Sí mismo. El estado permanente del Principio es ser lo único existente.

 

Cuadro N° 12

Si en este Principio vivimos y permanecemos seremos Su Semejanza y lo otro, lo antagónico al Único, ya sea en pensamiento, en palabra, o en acción será una ilusión, lo que no está revelada en el Todo divino y nos hará daño porque estaremos viviendo en un ensueño de efectos erróneos que rebotan entre sí creando una falsa memoria. Entonces, la conciencia subjetiva no reacciona a los impulsos benéficos que envía la Partícula divina encarnada, representante del Principio Autoexistente en el hombre de la experiencia, hasta que las energías crísticas nos vuelven a la realidad y nos despiertan.

Ellas siempre están allí y se manifiestan  por intuición, por percepción, por inspiración o por circunstancias que corrigen nuestro camino llevándonos hacia la Verdad. Esa Verdad manifestada nos hará libres. El error nos ata a pensamientos relativos y los magnetiza.

  

Cuadro N° 13

Este Principio es el que nos inspira y nos lleva por el sendero de la intuición.

Cuando el hombre se deja guiar por Él está reflejando la autoexistencia de la realidad divina en hechos y circunstancia del hacer diario que fluyen armoniosamente por ser, este Principio, una presencia inalterable.

Él es tu provisión porque es el Todo en Ti.

El Sí mismo es la Vida, nada se encuentra fuera de Él. Si no es Él es engaño.

 

Cuadro N° 14

El Principio reflejado en el ser no lucha contra los falsos efectos, simplemente emite conciencia refleja del Sí mismo y esa luz disipa las brumas de una falsa conciencia hasta que se produce la revelación que cura y protege la base del pensamiento.

 

Cuadro N° 15

 Luego, donde creíamos que había un mundo que nos agobiaba, allí mismo estaba el Principio regente de lo verdadero.

En paz nos conectamos con nuestro Ser real, en Silencio interno, acallando todo ruido mental porque sabemos que el Ser verdadero es Él mismo reflejado en Mí.

Mantener ese estado en lo sagrado y en lo cotidiano es permanecer en las energías sublimes de Su esencia. Entonces comprenderemos que  la culpa, el miedo, el desapego, la obcecación son falsos efectos de una causa mentirosa.

 

Cuadro N° 16 

¿Y qué ocurre con la persistencia de un efecto erróneo encarnado en el Ser?

El Principio divino que se manifiesta por la Partícula de luz encarnada en el hombre terrenal no puede recibir lo que no es suyo, entonces estos falsos efectos golpean al hombre en su cuerpo, en su psiquis y en su entorno.

Pero una afirmación conciente de la Verdad, en un estado de Introspección profunda y metódica proyecta la luz del Principio divino y el Ser en esta dimensión es intocable. 

 

Cuadro N° 17

El Principio se ha manifestado y la luz de la Revelación sana.

¿Cómo neutralizar los falsos efectos que mortifican al hombre de la experiencia?

Provengan ellos de lo externo o del plano subjetivo del ser encarnado  duelen  en el cuerpo y en el alma. Entonces buscamos y suponemos que hay una causa desencadenante para ese efecto doliente. Pero todo ese compacto aparente se deshace al saber con convicción que lo único que emite la realidad a nuestra alma es el Principio divino que está en cada ser por reflexión del Ser esencial y alineados en ese pensar y sentir la luz del entendimiento penetra y disipa las tinieblas.

 

Cuadro N° 18

El Autoexistente solo Ama y ese amor reflejado en nosotros, nos lleva de la mano hacia Él.

Entonces, nosotros por reflejo inalterado, amamos, porque Él nos amó primero.

 El Amor en el universo global no sabe de causa ni sabe de efectos. Solo sabe lo que es Él mismo: el Todo, donde todos estamos incluidos en su resplandor y en Él somos amados y amamos.

 

Cuadro N° 19

El ser Único solo pregunta al final de cada ciclo de experiencia:

-         ¿Cuánto has amado?

-         ¿Te has amado a Ti mismo y a Tu prójimo?

 

-         Esa realidad es la única que Él conoce y registra. El Principio no juzga, solo reconoce lo que es Suyo:

¡LA CIENCIA PERFECTA DEL AMOR!

  

 

A nuestros niños

 

¡Gracias!

 

Sin esta participación nuestra obra

no habría sido completa.

 

Cada imagen expresada por ellos

será una luz en el conciente de cada uno.

 
 

¿Si la Verdad es Una, Quién la interpreta?

-          El Hombre.

¿Si la Vida es divina, Quién la vive?

-          El Hombre.

¿Si el Amor es Principio, Quién ama?

-          El Hombre.

¿Si Dios es el Todo, Quién lo refleja?

-          El Hombre,

que es Su Imagen en el Espíritu

y Su Semejanza en la experiencia.

 

Vivamos en la Verdad para ser el Hombre real.

Vivamos en el Principio para ser el Hombre sabio.

Vivamos en el Amor para que el Todo Divino sea en nosotros.

Vivamos en las Leyes de Dios para ser Su Semejanza.

                                                                         La Autora

“Qué es Dios”

 

Ha sido impreso en la Localidad de Tigre.

Prov. De Buenos Aires – Argentina –

En el mes de  Diciembre  del año  2012.

Edición limitada.