Temas
  Crear una cuenta PRINCIPAL  -  Tu Cuenta  -  Temas  -  Foros -  WebChat  
 
Login
Nickname

Contraseña

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

 
M E N Ú

PRINCIPAL
Tu cuenta
Lista de miembros
Temas
Archivo de noticias
Foros
Sección especial
Enlaces de interés


 
Citas
Nada es más contrario a la curación que el cambiar frecuentemente de remedios.
         Séneca

 
Efemérides
¿Qué sucedió tal día como hoy?


 
Search



 
Hits
Hemos recibido
4733602
impresiones desde September 2002

El Cristo Instructor de Humanidades: Forums

FOROS: EL CRISTO, INSTRUCTOR DE HUMANIDADES :: Ver tema - LA LUZ
FOROS: EL CRISTO, INSTRUCTOR DE HUMANIDADES

Tu casa en la red
modules.php?name=Your_Account&redirect=index modules.php?name=Forums&file=profile&mode=register modules.php?name=Forums&file=faq modules.php?name=Members_List&file=index modules.php?name=Forums&file=search modules.php?name=Forums&file=index

Foros de discusión » LA OBRA » LA LUZ
Publicar nuevo tema  Responder al tema Ver tema anterior :: Ver tema siguiente 
LA LUZ
MensajePublicado: Mon Jun 13, 2005 11:58 pm Responder citando
carlosalejandro
Moderador
Moderador
Registrado: Jun 13, 2004
Mensajes: 198
Ubicación: Argentina










                                                                
LA LUZ Arial;color:navy">:



 



En el tomo 2 de
Arpas Eternas, capítulo titulado “Esposos Eternos”, la Obra nos ofrece la
oportunidad de estudiar una de sus Magistrales Enseñanzas, resplandeciente como
una preciosísima gema que fulgura con su prístina luminosidad entre todas las
joyas espirituales del excelso  tesoro que son patrimonio de las Obras de la
Fraternidad Cristiana Universal.



 



Su elevada y
abstracta concepción nos sirve como un fuerte acicate para tratar de llegar a su
cabal entendimiento. Conocemos que las formidables corrientes que irradian desde
los planos Superiores de Divina Energía las sublimes Inteligencias que responden
a los Setenta Mesías, son incontenibles en su mandato de Ley de esta hora de la
evolución humana y de los mundos que Ellas dirigen, para operar con su
potencialidad, la transmutación de todo aquello que no se encuentre en las
condiciones armónicas apropiadas para su permanencia dentro del Aura Vibratoria
del Ungido. (ver al respecto la
primer lección de “Llave de Oro”).



 



En las páginas de
Arpas Eternas que ahora tomamos para desarrollar esta colaboración destinada a
la red fraternal del Portal de FCU., la Obra nos ofrece – cuál dádiva divina –
un admirable Cántico recibido por Salomón Rey de Israel y por
él transcripto a un papiro que dice así: “Yo, Salomón, hijo de David, fui tomado
como se toma un punzón rojo, y por invencible fuerza escribí mandatos de
Jehová”. En otro párrafo, más adelante, agrega:



“El que merezca
comprender, que comprenda”. El relato de Arpas Eternas señala que este documento
fue encontrado por el Maestro Jhasua, cuando visitaba la biblioteca de la
Sinagoga de Nehemías profeta, en la ciudad de Jerusalem.



En este Cántico
sagrado de inmortal belleza, Salomón, por superior inspiración, nos presenta con
maestría sin par, el grandioso proceso por cuyo medio lo Infinito, lo Eterno
engendró de Sí mismo, la Vida Universal, los Egos, los mundos, las almas, el
Orden universal, lo infinitamente grande y lo infinitamente pequeño, toda la
augusta Creación como eterna prolongación de Ella, la Sabiduría, y de Él, el
Perfecto Invisible.



Él y Ella,
engendrados por sus voluntades soberanas antes de todo principio en amoroso y
excelso connubio, dando continuamente la energía de sus eternas vidas para
animar a todo lo existente, dentro de un Orden (Cosmos) armónico, maravilloso,
que por su infinitud y belleza sin parangón, escapa al humano entender, que
solamente en su lento avance evolutivo, percibe algunos destellos de tanta
infinita grandeza.



 



 



 



En todo este
maravilloso poema Iniciático, la Luz Divina aparece textualmente, como el
“fluido vital” que todo lo penetra, y que es “el gran velo de
oro que cubre a entrambos Eternos”.
Finaliza sus místicas estrofas con
palabras de suprema sabiduría: “Bienaventurado el que acierta a abrirlo y
poseer sus tesoros. Es rico y feliz sobre toda riqueza y toda felicidad”.
“Alabado sea Jehová”.



 



Siguiendo el hilo
conductor de este análisis, apreciamos en “Orígenes de la Civilización
Adámica”, otro Cántico que a más de su elevado estro poético, nos ofrece uno de
los mayores conocimientos de la Ciencia Divina. Aludimos al “Himno del
Amanecer”, que a coro cantaban los Iniciados de la Gran Fraternidad Kobda en sus
Santuarios, cuando el Guardián de turno anunciaba a sus hermanos que asomaban
los primeros rayos de la luz del Sol y preludiaba la
aurora de un nuevo día, disipando las sombras de la noche.



Con los ojos del
alma, podemos imaginar a los Kobdas de túnicas azuladas y gorros violetas,
desgranando esas bellísimas estrofas plenas de  serenas armonías, entonando el
Himno sumidos en el arrobamiento producido por las divinas vibraciones emanadas
del sublime poema que, al culminar, nos da con potente Verbo, la clave de un
santo enigma: el alma extática ante la Luz Increada se
atreve a preguntar: “dime, ¿cómo es Dios?”, y Ella le responde: “¡Como tú,
cuando vibres como Yo!”



……………………..



 



En estos dos
Cánticos, tanto en el “Himno del Amanecer” de los Kobdas, como en el recibido
por Salomón, surge como eje central del mensaje espiritual que ambos transmiten,
la LUZ INFINITA, que con silente voz nos dice que en su Divina Vibración
se encuentra sellado el Secreto de la

Vida
.
Que en su Esencia se manifiesta la Eterna Presencia…………..



Allí, como pétalos
inmortales de una Rosa sempiterna, viven los Arcanos que la más antigua
tradición ocultista y las leyendas por ella originada, han ido transmitiendo a
través de las generaciones: el Santo Grial buscado por los Iniciados de la Tabla
o Mesa Redonda, símbolo del Infinito y de la santa igualdad de los miembros de
la Hermandad; la Mesa Redonda recibe precisa mención del Príncipe Melchor de
Herópolis en “Cumbres y Llanuras”, ( edición Kier de 1990, página 147) alrededor
de la cuál se reunían para deliberar los componentes  del Alto Consejo de los
Hierofantes  en Egipto; por esta mención de la Obra, comprobamos que dicha
tradición es muchísimo más antigua que la que nos cuentan acerca de Camelot y 
de “Los Caballeros del Rey Arturo”. Es la “Piedra Filosofal” de los maestros
alquimistas; la “Lámpara Maravillosa” de Aladino, la Rosa Esotérica de la
tradición Rosacruz, el Divino Logos, el Verbo, la Palabra creadora de la vida,
que los Adeptos aspiran a encontrar como el mayor tesoro que pudiera ser
hallado, como en verdad lo es.



 



Es la Luz inefable
que el Bienaventurado de Asís quería significar al invocar con santo amor al
“Hermano Sol” y a la “Hermana Luna”.



En Ella está la
Sublime Presencia “YO SOY” que el Cristo expresa cuando dice: “YO SOY LA LUZ DEL
MUNDO”, la Luz Primordial que atesora en sus ondas lumínicas toda la epopeya de
los Tiempos en las   inconmensurables Edades y Ciclos que se van sucediendo en
el destiempo de la Eternidad sin principio ni fin.




…………………………………………………………………………….



 



La luz solar que nos
alumbra, en su perfecta realidad y en términos de ciencia humana, es un complejo
cuerpo orgánico corpuscular, formada por infinidad de partículas sub atómicas,
átomos, electrones, etc., de variadas intensidades. Es materia. Por lo
tanto, susceptible de ser analizada por la observación inteligente de la mente
humana en su auscultación tratando de indagar para comprender los fenómenos de
la Naturaleza.



Las estrellas –
nuestro Sol es una de ellas – emiten sus ondas luminosas formadas de material
radiante, pero materia al fin. El Sol, cuya presión es inimaginable y cuya
temperatura se mide por millones de grados Celsius, extrae su energía y su luz
de la fusión de núcleos atómicos de muy extrema pequeñez.



 



Vale hacer mención
al episodio que el joven estudiante Albert Einstein protagonizara cuando en
plena clase, refutó a un profesor que exhibía un pensamiento cerrado en un
materialismo muy tenaz. En esa memorable ocasión, Einstein demostró que la
oscuridad no tiene existencia propia, porque simplemente es la falta de luz.
Señaló que “la luz se puede estudiar la oscuridad no; incluso existe el prisma
de Nichols para descomponer la luz blanca en los varios colores en que está
compuesta, con sus diferentes longitudes de onda. La oscuridad no. Un simple
rayo de luz rasga las tinieblas e ilumina la superficie donde termina el haz de
luz. ¿Cómo puede saber cuán oscuro está un espacio determinado? Con base en la
cantidad de luz presente en ese espacio, ¿no es así? Oscuridad es un término que
el hombre ha desarrollado para describir lo que sucede cuando no hay luz
presente.” He aquí resumidas las atinadas aseveraciones del joven genio en su
demostración que ni el frío, ni la oscuridad, ni el mal existen por sí mismos,
pero que son términos que el ser humano emplea para describir la falta de calor
en el caso del frío, la falta de luz en el de la oscuridad, y la falta de Dios –
esto es, de Amor en el corazón del hombre cuando impera el mal.



Ahora bien, si la
oscuridad que asociamos con las tinieblas no existe por sí misma pero se
manifiesta por faltar la luz, se hace más comprensible lo ex presado por el
Divino Maestro: “Yo Soy la luz del mundo, y el que me sigue no anda en tinieblas
porque tiene luz y tiene vida”. Luego, la Luz es Vida, y el Verbo de
Dios, hace que esa Luz de Vida se extienda siempre, para que compenetre todo
espacio, toda densidad, toda dimensión, que así impregnados por la Luz dejan de
ser oscuridad y tinieblas, para transmutarse en Luz.



 



Desde el punto de
vista que nos atañe y que tratamos de ir profundizando por medio de la lectura y
del estudio de las Obras, la Luz primordial emana de la Magna Fuente del
Absoluto, el Eterno Invisible. Sus ondas luminosas son puramente inmateriales
puesto que pertenecen al Mundo Divino del cuál son la más pura y excelsa
vibración.



…………………………………………..



 



¿Cómo es Dios?,
interroga con el pensamiento el místico anacoreta inmerso en dulce trance de
alta contemplación, y obtiene la respuesta de la Luz:



font-family:Arial;color:navy">“Él es como tú, cuando vibres como Yo”.



El Apóstol Juan en
su Evangelio alude a esto mismo:



“Dijo Jesús: Yo he
venido al mundo como Luz, para que todo el que crea en Mi no permanezca en
tinieblas” (Juan 12,46).-



 



El capítulo titulado
“Hacia Tolemaida”, tomo 2 de Arpas Eternas, contiene un pasaje muy emotivo,
cuando el Maestro encuentra de improviso a un Terapeuta esenio del
Santuario del Monte Hermón, quién, en un primer momento no lo reconoce. Este
Terapeuta conducía hacia un refugio de los Esenios, a un joven
canceroso y a un hombre maduro ciego de nacimiento.



Jhasua, al ver al
Terapeuta, le da la contraseña usada para reconocerse:



“Voz del Silencio”.
Entonces el esenio le informa que dicha contraseña ha sido cambiada por la de:
“El Señor está con nosotros”. Jhasua, usando de sus divinos poderes de sanación,
procede a curar a los dos enfermos. Atónito, el Terapeuta lleno de admiración le
inquiere:” “¿Quién eres tú… Quién eres en nombre de Dios?”. Sonriente, el
Maestro le responde: “¿No acabas de decirme que el Señor está con nosotros?”.
Hondamente conmovido el Terapeuta cayó de rodillas exclamando: “LUZ DE DIOS
SOBRE LA TIERRA”




…………………………………………………………………………



 



¿Qué secreta
inspiración habrá tenido en su mundo interno Poncio Pilato, cuando ordenó poner
en la cruz destinada a Jesús, aquel letrero que decía en latín: “IESUS NAZARENUS
REX IUDEOM”, cuyas siglas son:



“I.N.R.I.” - Los
príncipes de los sacerdotes del Sanhedrín le pidieron a Pilato que cambiara ese
texto, pero Pilato los despidió diciéndoles:



“Lo escrito, escrito
queda” (Juan 19,22).



Algunos grandes
Iniciados de la Ciencia Sagrada han explicado que I.N.R.I. tiene este
significado hermético:



 



 



IGNE NATURA
RENOVATUR INTEGRA: Igne, el Fuego que es Luz, renueva íntegra a la Naturaleza



…………………………….



 



Que la DIVINA
PRESENCIA DEL CRISTO QUE ES LUZ nos ilumine Siempre.



Que SU AMOR
QUE ES LUZ alumbre nuestras almas y corazones para siempre.



font-family:Arial;color:navy">QUE TODOS SEAMOS UNO AL SERVICIO DEL CRISTO DEL
AMOR Y DE LA LUZ ETERNOS. Que Así Sea.



 



Para finalizar,
repitamos y grabemos en nuestras memorias aquélla frase que el Rey Salomón
escribiera en el papiro:



 



“LA LUZ ES ELCOFRE
DE ORO QUE LO ENCIERRA TODO”.



 



……………………………..



 



“
Tienes
el enigma, insondable, eterno




¡Oh, divina maga de pupila audaz...!




Y si tú lo sabes, lo vives, lo sientes,




Y eres hada buena, llena de piedad,




Dime tu secreto luz de la alborada,




Luz del mediodía,




Luz de atardecer...!



font-family:Arial;color:navy">Que si sólo
un aliento de vida




Palpita en mi ser,




Oirás como un eco lejano,



font-family:Arial;color:navy">Sonido o clamor




Que te dice: ¡Maga…




Dímelo al oído...!



font-family:Arial;color:navy">
Con tu voz sin ruido…



¿Cómo es Dios?...




………………………………




“¡Cómo tú, cuando vibres como Yo!”



 



(Última estrofa del
“Himno del Amanecer”, tomos I y II de “Orígenes de la Civilización Adámica”,
edición Kier 1999, páginas 380-381).-



 



¡Un hondo y
fraternal abrazo para todos!



Carlosalejandro.-


_________________
Carlos V.
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
LA LUZ
Foros de discusión » LA OBRA
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro
Todas las horas son GMT + 1 Hora  
Página 1 de 1  

  
  
 Publicar nuevo tema  Responder al tema  


Powered by phpBB © 2001-2004 phpBB Group
phpBB Style by Vjacheslav Trushkin