Temas
  Crear una cuenta PRINCIPAL  -  Tu Cuenta  -  Temas  -  Foros -  WebChat  
 
Login
Nickname

Contraseña

¿Todavía no tienes una cuenta? Puedes crearte una. Como usuario registrado tendrás ventajas como seleccionar la apariencia de la página, configurar los comentarios y enviar los comentarios con tu nombre.

 
M E N Ú

PRINCIPAL
Tu cuenta
Lista de miembros
Temas
Archivo de noticias
Foros
Sección especial
Enlaces de interés


 
Citas
Nunca seas intimidado al silencio. Nunca te permitas a ti mismo ser una víctima. No aceptes que nadie defina tu vida; defínela tu mismo.
- Harvey Fierstein

 
Efemérides
¿Qué sucedió tal día como hoy?


 
Search



 
Hits
Hemos recibido
4622661
impresiones desde September 2002

El Cristo Instructor de Humanidades: Forums

FOROS: EL CRISTO, INSTRUCTOR DE HUMANIDADES :: Ver tema - MENSAJE DE RESURRECCIÓN
FOROS: EL CRISTO, INSTRUCTOR DE HUMANIDADES

Tu casa en la red
modules.php?name=Your_Account&redirect=index modules.php?name=Forums&file=profile&mode=register modules.php?name=Forums&file=faq modules.php?name=Members_List&file=index modules.php?name=Forums&file=search modules.php?name=Forums&file=index

Foros de discusión » ESPIRITUALIDAD » MENSAJE DE RESURRECCIÓN
Publicar nuevo tema  Responder al tema Ver tema anterior :: Ver tema siguiente 
MENSAJE DE RESURRECCIÓN
MensajePublicado: Mon Mar 21, 2005 7:51 pm Responder citando
Adryana
Moderador
Moderador
Registrado: Apr 16, 2004
Mensajes: 102
Ubicación: Argentina




MENSAJE DE RESURRECCIÓN
Pietro Ubaldi - Pascua de 1932


De más allá del tiempo y del espacio llega mi voz. Es una voz universal que habla al mundo entero y permanece verdadera a través de los tiempos. La verdad no pude experimentar cambios, si vista por esta; o aquella nación, si observada por una raza u otra, porque el alma humana es siempre la misma en todas partes, si se le examina en su profundidad.

Vengo a vosotros, hoy, en la Pascua, sobre todo para iluminar y confortar, porque os encontráis sumergidos en una onda de dolor. La denomináis crisis y la imagináis crisis económica; yo, sin embargo, os digo que se trata de una crisis universal, crisis de todos vuestros valores morales, de todas vuestras grandezas. Es el desmoronamiento de todo un mundo milenario. Os digo que la crisis se encuentra principalmente en vuestras almas, crisis de fe, de orientación, de esperanzas. Es él vertiginoso momento de grandes maduraciones.

Os traigo esperanza, orientación, paz.

A cada uno digo hoy la palabra de la verdad y del amor, palabra que ya no conocéis. Quiero reconduciros, a los orígenes milenarios de la fe con el intelecto nuevo, nacido de vuestra ciencia. El día de la resurrección, os repito la palabra de la resurrección, para, que podáis comprender el dolor y ultrapaséis las estrechas fronteras de vuestra vida. Conmovido, hablo a cada uno en el sagrado silencio de su conciencia.

¡Oh, tú que lees, aléjate, por un momento, de los inútiles ruidos del mundo y escucha! Mi voz no te alcanzará a través de los sentidos, sino a través de esta lectura la sentirás aflorar dentro de ti, en el lenguaje de tu personalidad. Mi voz no llega como todas las cosas, del exterior, pero surgirá en ti, por caminos desconocidos, como cosa tuya, de la divina profundidad que en ti existe y en la cual también estoy.

El universo es infinito y vengo de lejos, atraído por tu dolor. Nada me atrae tanto como el dolor, porque solamente en él, el hombre es grande, y se purifica y redime, dirigiéndose hacia destinos más elevados. Es triste que seáis así golpeados, pero, sólo sufriendo, podéis comprender la realidad de la vida. ¡Exulta, porque éste es el esfuerzo de tu resurrección!

A quien sufre yo digo: “¡Coraje! Eres un decaído que en la sombra, reconquista, la grandeza perdida”.

Es la justa reacción de la Ley que libremente transgredisteis y que exige el retorno al equilibrio; instrumento de ascensión, el dolor os señala el camino del que huisteis; os obliga a reabrir vuestra, alma, cerrada por las alegrías fáciles que infelizmente os riegan, para que alcancéis júbilos más altos y verdaderos. El dolor es una fuerza que os obliga a reflexionar y a buscar en vosotros mismos la verdad olvidada. Es imposición de un nuevo progreso.

Abraza con alegría ese gran trabajo que te llama a realizaciones más amplias. Si no fuese el dolor, ¿quién te forzaría a evolucionar hacia formas de vida y de felicidad más completas?

No te rebeles; por el contrario, ama el dolor. No es la venganza de un Dios, sino el esfuerzo que os es impuesto para otra conquista vuestra.

No lo maldigas, pero apresúrate a pagar la deuda contraída por el abuso de libertad que Dios te dio para que fueras consciente. Bendice esa fuerza saludable que, superando las barreras humanas, sin distinción traspone todas las puertas, penetra lo que es secreto, hiere, manda, y se hace comprender por todas. Abraza al dolor, ámalo y él perderá su fuerza. Acepta la indispensable escuela de las ascensiones. Si te rebelas, tu fuerza, no conseguirá nada contra un enemigo invisible y la más impetuosa violencia, en cambio, caerá sobre ti.

¡Coraje! ¡Ama, perdona y resucita! No busques en los otros el origen de tu dolor pero sí en ti mismo, y arrepiéntete.

Recuerda que el dolor no es eterno, sino una, prueba que dura hasta que se agote la causa que lo originó. Tu dolor es calculado y no irá nunca más allá de tus fuerzas. El mundo fue creado para la alegría y a ella volverá. Del otro margen de la vida, otras fuerzas velan por ti y te extienden los brazos, más ansiosas que tú por tu felicidad.

Hablé con el corazón al hombre de corazón. Hablaré ahora a la inteligencia.

Tenéis, oh, hombres, la libertad de vuestras acciones, nunca la de sus consecuencias. Sois dueños de sembrar alegría o dolor en vuestro camino; no lo sois de alterar el orden de la vida.

Podéis abusar, pero si abusáis, el dolor reprimirá el abuso. De cada uno de vuestros males, fuisteis vosotros mismos que sembrasteis las causas. El mayor error de vuestros tiempos es la ignorancia de la realidad moral, íntima orientación de la personalidad, que es el fundamento de la vida social.

El hombre de hoy se acerca a su semejante para sacarle algo, nunca para beneficiarlo. Vuestra civilización, que es económica, está basada en el principio del “do ut des”, que es la psicología del egoísmo. Es la fuerza económica rigiendo siempre al mundo. La psicología colectiva no es más que la suma orgánica de esas psicologías individuales. La riqueza se acumula donde la fuerza la atrae, y no donde la necesidad o las exigencias; superiores la reclaman; no constituye instrumento de una vida de justicia y de bien, sino una máquina de poder, representando, en sí misma, un objetivo. La ley de equilibrio: es constantemente violada e impone reaccione. No domináis la riqueza, conduciéndola a fines más elevados: es la riqueza que os domina.

Trabajad, pero que la finalidad de vuestro trabajo no se reduzca sólo a provechos aislados y egoístas, sino a fructificar en el organismo social; sólo entonces se formará aquella psicología colectiva, que es la única base estable de, la sociedad humana.

Haced el bien, pero recordad que el pobre no desea propiamente lo superfluo de vuestras riquezas sino que bajéis hasta él, que participéis de su dolor y, también, que lo toméis para, vosotros en su lugar.

Venerad al pobre: él será el rico de mañana. Apiadaos del rico, que mañana, será el pobre. Todas las posiciones tienden a invertirse para que el equilibrio permanezca constante. La riqueza tiende a la pobreza y la pobreza, a la riqueza. ¡Ay de aquellos que gozan!

¡Bienaventurados los que sufren! Esta es la Ley.

No confiéis en el mundo, que reirá con vosotros mientras tengáis fuerza y bienestar; confiad, mejor en mí, que vengo cuando sufrís y os traigo auxilio y consuelo. Ya veis, hoy, que el dolor existe realmente y que ni el escepticismo ni ningún poder humano consiguen alejarlo.

Un cambio radical se operará en la sociedad humana: para que la vida no sea más un acto de conquista, donde triunfe el más fuerte o el más astuto, sino un acto de bondad y de sabiduría en que el más justo sea victorioso.
Investigándoos con vuestra ciencia, encontraréis en lo íntimo de las cosas esa suprema Ley de equilibrio que os gobierna; aprenderéis que la bravura de la vida no está en violar esa Ley, sembrando para vosotros mismos reacciones de dolor, sino en seguirla, sembrando efectos, de bien. Debéis también aprender que el vencedor no es el más fuerte -ése es un violador- sino el que sigue conscientemente el curso de las leyes y sin violencia se equilibra en el seno de las fuerzas de la vida. Las religiones ya lo revelaron, pero no lo creísteis; la ciencia lo demostrará, y sin embargo no lo desearéis ver. El momento es decisivo. ¡Ay de vosotros si, en esta victoria de civilización material en que vivís, deseáis aún perseverar en el nivel del bruto!

Está maduro el mundo, pero al mismo tiempo, cansado de tentativas y experiencias, del irresoluble enmarañado de vuestros expedientes; cansado de vivir del momento, frente a un mañana repleto de incógnitas; y quiere prever y resolver seriamente los grandes problemas de la vida, quiere mirar el futuro francamente, aunque ello reclame un gran coraje.

El mundo tiene necesidad de la palabra sencilla y fuerte de la verdad y no de nuevas astucias que ruedan por viejos caminos. El mundo espera esa palabra con ansiedad, así como la aguarda el momento histórico.

La psicología colectiva tiene el presentimiento confuso de un gran cambio de dirección; siente que el pensamiento humano, no más infantil, se apresta a tomar las riendas de la vida planetaria y que el hombre va a sustituir el equilibrio instintivo y ciego de las leyes biológicas por otro equilibrio, consciente y deseado. Por ello está buscando la luz, para que su poder no naufrague en el caos.

Vuestra psicología experimental no tardará en desaparecer y será sustituida por la psicología intuitiva que llevará muy lejos a vuestra ciencia. Nuevos hombres divulgarán la verdad; ya no serán mártires cubiertos de sangre, ni se asemejarán a los anacoretas de otrora, sino hombres de inteligencia, y de fe, que difundirán sus pensamientos utilizando modernísimos recursos, hombres que servirán de ejemplo en medio del torbellino de vuestra vida.

Despedazad la férrea jaula que el pasado construyó para vosotros y donde ya no os queda espacio. Osad abandonar los viejos caminos, pero no oséis locamente, donde no hay razón para osadías; osad en la dirección de lo alto y nunca osaréis demasiado. Del gran mar de fuerzas latentes, que no percibís, una inmersa ola levantará al mundo.

Entretanto, ¡tened fe!

Vuestra crisis, si es profunda y dolorosa, hará, sin embargo, nacer el hombre nuevo del tercer milenio. Para resolverla, recordad que ella es mal de sustancia, que no se combate corrigiendo la forma, como tratáis de hacer.

Para solucionarla es necesario que consideréis el problema en su sustancia; y su sustancia es el hombre, su psicología, su alma, donde se encuentra la motivación de sus acciones, la fuente original de los acontecimientos humanos. He ahí la clave del futuro.

Vuestro multimilenario ciclo de civilización está por agotarse; debéis retomarlo en un nivel más elevado, vivirlo más profundamente, no solamente creyendo, sino también “viendo”.

¡Ay de vosotros si, después de haber alcanzado el dominio del planeta, no domináis la máquina, la riqueza y vuestras pasiones, con un espíritu puro!
Sois libres y podéis también retroceder. En el período que queda de este siglo se decidirá la suerte del tercer milenio. O vencer o morir: y la muerte, esta vez, es la muerte peor, porque es la muerte del espíritu.

A todos yo digo: “Resucitad con mi resurrección”.
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
MENSAJE DE RESURRECCIÓN
MensajePublicado: Tue Mar 22, 2005 10:49 pm Responder citando
carlosalejandro
Moderador
Moderador
Registrado: Jun 13, 2004
Mensajes: 197
Ubicación: Argentina




Querida Adriana:



Feliz por tu intuición de recrear el gran mensaje del maestro Pietro Ubaldi. Todo su contenido es verdadero, llano, fuerte y profético, sobre todo en su tremendo final, la peor muerte, cuál es la muerte espiritual.

Permita el Eterno Invisible que este mensaje de Pascua, se haga carne y despierte las conciencias a la Realidad, ocultada bajo todo tipo de disfraces ,que el mundo, en su estulticia e inconsciencia, no deja de presentar para aferrarse a lo que ya está muerto definitivamente por la Ley de la Evolución.



Recuerdo al gran pensador cristiano León Bloy, quién escribió:

"Existe una sola tristeza verdadera, la de no ser santos".-



Un abrazo fraternal y Paz para todos.

carlosalejandro.-

_________________
Carlos V.
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
MENSAJE DE RESURRECCIÓN
MensajePublicado: Fri Mar 25, 2005 12:50 am Responder citando
manos
Moderador
Moderador
Registrado: Jan 15, 2005
Mensajes: 114
Ubicación: Girona - España




- Son realmente incontestables las palabras con las que Ubaldi expone no solo una gran enseñanza, sino que como acertadamente apunta nuestro respetado hermano Carlos Alejandro, también una clara profecía: "Sois libres y podéis también retroceder. En el período que queda de este siglo se decidirá la suerte del tercer milenio. O vencer o morir: y la muerte, esta vez, es la muerte peor, porque es la muerte del espíritu."

- En la obra de nuestra querida "mamina", podemos encontrar lo que supone para el espíritu que alcanzó conciencia de sí mismo y no supo obrar en su libre albedrío, acumulando deudas de las que difícilmente podría recuperarse; "la disolución de su ego".

- ¿Es a esto a lo que se refiere Ubaldi al mencionarlo como la muerte del espíritu?

- Sinceramente no me aventuro a aseverar nada, pues nada mejor que cada Ser juzgue en la libertad de su personal entendimiento; pero he aquí, que ya estamos en el tercer milenio del "O vencer o morir espiritualmente".

- Nuestra es la causa, nuestro el esfuerzo y por siempre será nuestro el fruto que en merecimientos debamos recoger.

- Que la paz y el amor del cielo sea sobre todas sus criaturas.

Rafael
Ver perfil de usuario Enviar mensaje privado Enviar email
MENSAJE DE RESURRECCIÓN
Foros de discusión » ESPIRITUALIDAD
Puede publicar nuevos temas en este foro
No puede responder a temas en este foro
No puede editar sus mensajes en este foro
No puede borrar sus mensajes en este foro
No puede votar en encuestas en este foro
Todas las horas son GMT + 1 Hora  
Página 1 de 1  

  
  
 Publicar nuevo tema  Responder al tema  


Powered by phpBB © 2001-2004 phpBB Group
phpBB Style by Vjacheslav Trushkin